La aparición de un cadáver con evidentes signos de violencia en una remota zona del paraje Yabacoa en la carretera Guerra Bayaguana, destapó un homicidio que mantiene a una familia en duelo, a un cura en prisión y a la sociedad horrorizada.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La aparición de un cadáver con evidentes signos de violencia en una remota zona del paraje Yabacoa en la carretera Guerra Bayaguana, destapó un homicidio que mantiene a una familia en duelo, a un cura en prisión y a la sociedad horrorizada.

Las evidencias del hecho, que aun se investiga, dan cuenta de que el crimen del padre Elvin Taveras Duran ocurrió dentro de la casa curial ubicada justo en frente de la iglesia en la cual perdonaba los pecados ajenos.

Fernelis y sus hermanos dejaron de ser monaguillos hace unos siete meses, cuando la madre prohibió al mayor de ellos que fuera sacerdote, mientras se encontraba cursando el pre seminario, paradójicamente Elvin Taveras Durán era uno de sus profesores.

El Ministerio Público continúa con las investigaciones para determinar si existen otras víctimas de abuso.