SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Hasta la justicia ha llegado un conflicto por valiosos terrenos de vocación turística en la provincia de Samaná. Se trata de una propiedad de sucesión familiar que, según los querellantes, ha sido vendida en varias ocasiones sin su consentimiento y a precios irrisorios.

Los querellantes se quejan de que las autoridades judiciales de Santiago no han investigado ni llamado a declarar a ninguna de las partes del conflicto, pese a que interpusieron la querella hace poco más de un mes.

[jwplayer mediaid="245964"]

[jwplayer mediaid="245965"]

Mientras tanto, el comprador final, Alfredo Elías Sued Bojos, que también se atribuye la propiedad de los terrenos dice que desconoce una acción legal en su contra.

Hasta ahora, la conciliación o el acuerdo no están sobre la mesa, pues no ha habido un acercamiento entre los representantes legales de cada una de las partes.