SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Miles de millones de pesos esfumados como por arte de magia a través de un fraudulento esquema del que las autoridades tuvieron conocimiento. La adquisiciónón de carros, ropas, bebidas, propiedades y hasta el retiro de elevadas sumas en efectivo ayudaron a desaparecer los fondos que fueron repartidos entre los principales ejecutivos, sus familiares y hasta sus parejas sentimentales, como si fuese una fiesta con dinero ajeno.

Documentos obtenidos por El Informe dan cuenta de que por lo menos tres meses antes de que los principales directivos del Banco Peravia abandonaran el país, la superintendencia de bancos recomendó su disolución. El aviso fue ignorado, lo que les permitió a los actores principales operar por casi 90 días más y finalmente, evadir a la justicia.

Hasta el momento solo hay 10 personas imputadas, se espera que la fiscalía del Distrito realice otros tres sometimientos, lo que aumentará  el número de acusados.

Desde ya adelantan que sería imposible procesarlos a todos como un solo grupo, tomando en cuenta lo voluminoso del caso, el tamaño de los juzgados y el hecho de que hay imputados que tienen hasta tres abogados.