SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Lo que empezó como una buena acción terminó en tragedia para cuatro jóvenes que intentaron auxiliar a una mujer que yacía inconsciente. En vez de gracias recibieron disparos que cegaron la vida a uno de ellos, hirieron a una menor de edad y dejaron a un joven de 25 con una bala incrustada en la cabeza.

Allegados al agresor, un policía condecorado en 2013 según informes publicados en la prensa, intimidan a los denunciantes y sus familias, a los cuales fotografiaron en las afueras del palacio de justicia de la Provincia Santo Domingo, momentos antes de conocerse la medida de coerción.

http://youtu.be/wOpDSKkPB5k

El raso Kenny Contreras Soto recibió como medida de coerción tres meses de prisión en la cárcel de Operaciones Especiales, sin embargo, su padre dice que permanece en La Victoria.

Entre tanto Salvador Bibieca aún no tiene fecha para la intervención quirúrgica que busca extraer la bala que se mantiene alojada en el lado derecho de su cabeza