SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Piscinas y playas en los complejos turísticos que operan en todo el país constituyen el principal atractivo para vacacionistas locales y extranjeros.

Pese al crecimiento del sector Turismo, registrado en los últimos años, la República Dominicana no cuenta con una legislación que regule la seguridad en las áreas de bañistas, hasta el punto de que es ahora cuando apenas se hacen los intentos de crear una norma legal que incluya la certificación de los salvavidas y socorristas que intervienen en las emergencias que en ocasiones resultan fatales.

Un esfuerzo combinado de todos los sectores que intervienen en la actividad turística podría dotar al país de una legislación actualizada, dirigida a reducir al mínimo los casos de muertes por ahogamiento en piscinas y balnearios de los centros de esparcimiento.