SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Un conflicto por un astillero a las orillas del Río Ozama se mantiene atrapado en un torbellino de litigios en los tribunales.

¿A quién realmente le pertenece esta propiedad que ha desencadenado una lucha que incluye hasta tiros?

Las múltiples sentencias no han sido suficientes para resolver el litigio por una parcela a orillas del río Ozama.

La atracción principal de la propiedad es un astillero valorado en unos 10 millones de dólares que mantiene en los tribunales a dos empresas. Ambas aducen tener derechos sobre los 50 mil metros que abarcan el astillero y su dique de carena, que se mantienen anclados por el conflicto.

[jwplayer mediaid="310450"]

[jwplayer mediaid="310452"]

Es que una sentencia de 2006 da inicio al drama en el que el Estado dominicano tiene parte por ser accionista de una de las empresas.

Mientras el caso continúa en los tribunales, Legus ha detenido los trabajos en el Astillero, por temor a los intentos de desalojo y lo que ellos consideran pudiera convertirse en una tragedia.