SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Una guerra de opiniones, que era de esperarse, se ha desatado desde la semana pasada, tras finalizar el Plan de Regularización de Extranjeros.

Desde los presidentes de ambos lados de la frontera, legisladores, personalidades y funcionarios, incluso estadounidenses han fijado sus posiciones, generando ronchas que han provocado todo tipo de reacciones y provocando que el gobierno dominicano lanzara una ofensiva en defensa de las críticas que amenazaban hasta con un boicot turístico.

Este martes, el canciller dará explicaciones a la Organización de Estados Americanos (OEA), durante una sesión especial que el consejo permanente ha preparado a fin de escuchar a la delegación dominicana.

El jueves, Navarro viajará a Ginebra, en donde se encontrará con los embajadores dominicanos establecidos en Europa, Asia, África y el Medio Oriente, a fin de explicarles las dimensiones del Plan de Regularización