En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

El papa implora que desaparezca el hombre viejo ligado al egoísmo y al pecado

El papa implora que desaparezca el hombre viejo ligado al egoísmo y al pecado
El papa implora que desaparezca el hombre viejo ligado al egoísmo y al pecado

Benedicto XVI

ROMA- El papa Benedicto XVI presidió este viernes Santo en el Coliseo de Roma el Vía Crucis, en el que dijo que la cruz no es la señal de la victoria de la muerte, sino del amor e imploró a Cristo que haga morir en nosotros “al hombre viejo ligado al egoísmo, al mal y al pecado”.

“Ilumina nuestro corazón, haz que muera en nosotros el hombre viejo ligado al egoísmo, al mal y al pecado. Haznos hombres nuevos, hombres y mujeres transformados”, afirmó el Obispo de Roma al final del rito ante varias decenas de miles de personas que asistieron al Vía Crucis.

El Pontífice dijo que esta noche del Viernes Santo es la de la cruz, el silencio y la muerte, pero que la cruz no es la señal de la victoria de la muerte, del pecado del mal, sino que es la señal luminosa del amor de Dios.

El Obispo de Roma agregó que la cruz habla del amor supremo de Dios e invita a renovar la fe y nos dona una vida nueva, de esperanza.

“En esta noche cargada de esperanza, resuenan las palabras de san Agustín: Tener fe, os he prometido mi vida, os invito a participar de mi vida, una vida donde nadie muere, la comida nunca falta y la cena es eterna”, afirmó el papa.

Como en años anteriores, Benedicto XVI presidió el rito de rodillas desde la colina del Palatino, frente al Coliseo.

El Papa Ratzinger, de 84 años, abrió el Vía Crucis con una plegaria en la que denunció las “multiformes máscaras de la mentira que se burlan de la verdad y los halagos del éxito que sofocan la honestidad”.

“Señor Jesús, tú nos invitas a seguirte también en esta hora extrema. En tu hora está la prueba de nuestra vida en sus más descarnados y duros recodos. Es la hora de las tinieblas, cuando vacilan los cimientos de la tierra, cuando las multiformes máscaras de la mentira se burlan de la verdad y los halagos del éxito sofocan la íntima llamada de la honestidad”, afirmó.

El Vía Crucis discurrió por el interior del Coliseo -el famoso anfiteatro Flavio, que recuerda los sufrimientos de los primeros cristianos-, continuó por delante del Arco de Trajano y concluyó en la colina del Palatino.

El cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, llevó la Cruz en la primera estación. Un joven y una joven romana le acompañaron a cada lado con una antorcha.

Después el símbolo de los cristianos fue portado por un matrimonio italiano y sus cinco hijos; por un enfermo acompañado de una camillero y de una monja enfermera, por dos monjas agustinas, dos frailes de Tierra Santa, una familia etíope con dos hijos, un fraile franciscano egipcio y una joven egipcia.

Este ha sido el sexto Vía Crucis del Papa Ratzinger y ha traído a la memoria las

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *