x

El papa se encuentra bien y los controles son buenos tras la operación

Recuperación
Imagen sin descripción

Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco pasó «una noche tranquila», se encuentra «en buenas condiciones» y los controles rutinarios son buenos tras la operación a la que se sometió este miércoles por una hernia abdominal en el hospital Gemelli de Roma, informó hoy el Vaticano

«El personal médico que sigue el postoperatorio del papa informa que pasó una noche tranquila logrando descansar por un largo tiempo; se encuentra en buen estado, despierto y respirando espontáneamente», se lee en una nota del portavoz vaticano, Matteo Bruni.

Bruni añade que «los controles rutinarios son buenos y durante todo el día observará el descanso postoperatorio necesario».

«El papa está siendo informado de los mensajes de cercanía y cariño que han llegado en las últimas horas y expresa su agradecimiento, al mismo tiempo que pide seguir rezando por él», concluye el comunicado.

El Vaticano ya había informado en la mañana de hoy de que Jorge Bergoglio «transcurrió bien la noche» y ahora, tras este último parte médico, se desconoce si la Santa Sede volverá a informar del estado del papa durante la jornada.

El doctor que le operó, Sergio Alfieri, y que también había dirigido el equipo médico de la operación de colon en julio de 2021, informó este miércoles tras la intervención de que todo había salido bien, que Francisco estaba despierto y que incluso había hecho varias bromas.

En una comparecencia ante los medios en el hospital Gemelli, Alfieri explicó que se descarta cualquier otro tipo de patología y que tanto la del colon como la actual son «benignas», al tiempo que no quiso especificar cuantos días tendrá que seguir hospitalizado ya que todo dependerá de cómo evoluciona, teniendo en cuenta que el pontífice tiene 86 años.

Durante la intervención quirúrgica, informó Alfieri, que es director de cirugía del Gemelli, “se encontraron fuertes adherencias entre unas asas intestinales medial-tenuales parcialmente englobadas y el peritoneo parietal que era lo que provocaban los síntomas» y “por lo tanto, se procedió a la liberación de las adherencias» y a la reconstrucción de la pared abdominal con una malla.

Generalmente, explicó, se necesitan siete días de hospitalización, pero hay que tener en cuenta «que el papa tiene 86 años, que ya ha pasado por cuatro cirugías, que fue hospitalizado recientemente por una infección pulmonar, y por lo tanto, claramente nosotros tomaremos todas las precauciones».

Por el momento, el Vaticano ha anulado todas las audiencias y actos del papa hasta el 18 de junio y se mantienen los dos viajes que realizará a Lisboa a principios de agosto para participar en la Jornada Mundial de la Juventud y a Mongolia a finales del mismo mes.

Alfieri también aseguró que el papa «nunca ha tenido ningún problema con la anestesia general» aunque «a nadie le gusta estar operado y dormido porque en el momento que nos dormimos perdemos el conocimiento».

Comenta con facebook