En Vivo

Se un periodista y comparte las incidencias de tú comunidad con nosotros

Whatsapp
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

“El pecado de Omisión”

“El pecado de Omisión”
Ray Ortega

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

La definición del pecado de Omisión es como sigue: “El bien que podemos hacer y no lo hacemos”. He ahí tal vez el más grande de los pecados es quedarnos de brazos cruzados.

Esto nos dice El Apóstol Santiago en su Carta, Capitulo 4, Versículo 17. Y justificamos nuestra indiferencia diciendo: Eso no tiene que ver conmigo, yo no tengo la culpa de que él quiera vivir así. No nos queremos involucrar. El papel tirado en el piso, no lo recogemos; porque otro quien lo arrojó, y no lo hicimos nosotros.

El pedazo de pan que no compartimos, porque me lo dio gratis, es nuestro propio esfuerzo y dinero que lo adquirimos. El no querer trabajar un minuto más, porque mi contrato dice el tiempo exacto que es mi compromiso. La bronca que no quisimos evitar, para no meternos en lio, en problemas que no tengo nada que ver. La palabra de aliento que no le dimos al que lo necesitaba en ese momento. Ese bien que pudimos a hacer a otros, y que no lo hacemos, es una omisión.

El tiempo que le negamos a otro para escucharlo, que necesita hablar con alguien. La limosna que no le dimos a alguien porque no queremos mantener la ociosidad y juzgamos muchas veces sin saber la necesidad que tiene para pedir.

La sonrisa que no le dimos a aquel que encontramos en la calle o el súper mercado, porque nada tiene que ver conmigo. La oración que no dijimos por aquel que nadie oró. La visita a aquel que está enfermo y se quedo en el olvido. Por tanto bien que pudimos hacer, por mil excusas que buscamos para no hacerlo.

El orar por alguien que está en un retiro que tanto necesita, y que no nos acordamos. Esa rutina en la que a diario estamos inmersos, ese es el camino que cada día se nos presenta y que no elegimos nosotros, pensamos en el propio bien y no nos acordamos de los demás que sufren y no pensamos en el resto de la humanidad.

Vivimos creyendo que con ir a Misa o algún Culto Religioso al que pertenezcamos, ya eso nos salva sin darnos cuenta, que lo que nos salva además de todo eso, es el bien que hagamos.

Los dejo con esta lectura tomada de la Carta de Santiago, Capitulo 4, Versículo 17, la cual dice: “El que sabe hacer el bien y no lo hace, comete pecado”.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *