En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

El populismo: no es panacea, es realidad

Rosario Espinal.

Rosario Espinal.

Uno de los principales desafíos que enfrentamos los analistas de la sociedad es diferenciar el análisis del posicionamiento personal, aunque esta distinción nunca sea perfecta porque todo análisis está impregnado del armazón teórico y ético. Como socióloga tengo mucha conciencia de este dilema, y una parte importante del entrenamiento sociológico consiste precisamente en comprender, y no perder de vista, la tensión entre objetividad y subjetividad. Es un problema epistemológico con el que convivimos.

Sobre el debate que hemos sostenido Eduardo Jorge Prats y yo sobre el populismo y la democracia, quiero puntualizar lo siguiente: el populismo no es panacea, es realidad en América Latina. Se produce, y como tal, hay que entender sus causas, formas y efectos.

Comparto las preocupaciones de Jorge Prats sobre el populismo latinoamericano. Con frecuencia estos sistemas obstaculizan la construcción democrática porque sobredimensionan el personalismo, el centralismo y el hiper-presidencialismo, limitan la libertad de expresión y la autonomía de los poderes públicos, entre otros problemas.

De todas maneras se produce. ¿Por qué? ¿Endrogó Hugo Chávez con cocaína el pueblo venezolano para que lo apoyara? ¿Hizo lo mismo Evo Morales en Bolivia o Rafael Correa en Ecuador? No.

En el caso venezolano, el sistema de competitividad electoral que prevaleció en las décadas de 1960, 1970 y 1980 colapsó en la década de 1990 porque el sistema clientelar y de corrupción en el cual se fundamentó no pudo dar respuesta a las crecientes demandas de inclusión social.

Hugo Chávez reemplazó el sistema de partidos y forjó un sistema personalista que se sustentó, en gran medida, en la transferencia de una parte importante de la renta petrolera hacia sectores empobrecidos. Si el sistema político venezolano hubiese institucionalizado mecanismos de redistribución de riqueza adecuados, el chavismo difícilmente hubiese existido.

Bolivia y Ecuador fueron dos sociedades oligárquicas hasta la década de 1990, donde una minoría se mantuvo en control de los recursos económicos y políticos. Los movimientos indígenas se articularon y de ahí salió el apoyo fundamental a Evo Morales y Rafael Correa. Para sostenerse en el poder, estos presidentes tenían que acelerar procesos de redistribución de riqueza hacia las masas depauperadas que les habían apoyado.

El grave problema histórico de América Latina, la región más desigual del mundo, ha sido no haber logrado profundos procesos de redistribución de riqueza a través de acuerdos entre gobiernos, empresarios y sectores populares. Las clases económicamente dominantes han dependido siempre de la super-explotación de la fuerza de trabajo, y han vivido en contubernio con los gobiernos, siempre buscando excesivas concesiones y evadiendo mayores cargas impositivas.

República Dominicana no ha sido nunca parte de la ola populista de la región por diversas razones: el conservadurismo, la compactación de la élite, la extensa red clientelar del Estado y los partidos que desmoviliza, la migración dominicana hacia fuera que quita presión redistributiva, la mano de obra barata haitiana sin derechos, y ahora, el lavado que inyecta dinero en la economía.

Con este fundamento, el sistema político dominicano es altamente corrupto y la sociedad registra mucha desigualdad. Por eso en las comparaciones internacionales, el despilfarro público dominicano es de los mayores y el sistema educativo de los peores.

En mi opinión, una democracia aún muy imperfecta como la dominicana es mejor que una dictadura, pero la dictadura no debe ser nunca la referencia en la lucha por alcanzar una sociedad más igualitaria y una democracia de calidad. Si los principales actores económicos y políticos del país se resisten a cambiar, el sistema se erosiona y la democracia se torna una farsa para muchos.

Artículo publicado en el periódico HOY

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Comentarios

Rosario, no crea que el fenómeno populista esté muy lejos aquí. Ahora, yo lo prefiero ese populismo que saque a la gente del analfabetismo y les dé acceso a servicios de salud dignos, y no esta farsa!
En la Republica Dominicana, lo que existe es una Democracia hipertrofiada, donde la clase gobernante de los ultimos años ha corrompido todo, incluyendo al propio estado, cuyos administradores han establecido un esquema populista clientelar que cierra la oportunidad de desarrollo de la mayoria de la poblacion que vive en medio de una pobreza sin igual y donde la dependencia y la exclusion social son la esencia medular del modelo implementado.
Pero a Leonel lo eligieron tres veces, ¿entonces él invirtió en la gente?, aunque creo que es mejor darle al pobre parte de las riquezas del país, eso es efímero, no dura para siempre y el pobre vuelve a ser pobre, lo que sí yo creo que deben hacer esos gobiernos populistas de sur américa, es usar esos recursos que reparten sin control, para crear condiciones perennes para eliminar la pobreza progresivamente, ¿porqué no lo hacen? porque en lo que se ordena todo, la gente se desespera.
Comparto con usted Rosario: Los partidos, llamados mayoritarios, las oligarquias y representantes de empresas, nacionales y extranjeras y una red de comunicadores vendidos, se pasarán la vida tratando de justificar tanta injusticia, robos, despilfarro y pobreza. Sin embargo un día, los pobres se levantan junto a alguien convertido en líder, catalizador de esas deudas sociales y entonces vienen los golpes en el pecho. Que agradezcan esos populismos, lo otro se llama: REVOLUCIÓN.
LA REPUBLICA DOMINICANA CARECE DE DEMOCRACIA,PORQUE LA MINORIA SE APROPIA DE TODOS LOS BIENES MATERIALES,ESPIRITUALES Y CULTURALES QUE SE PRODUCEN EN NUESTRO PAIS.AQUI LO QUE HA EXISTIDO Y EXISTE,ES UNA OLIGARQUIA RANCIA,DEFENSORA DEL CAPITALISMO NEOLIBERAL.ESTE MODELO ECONOMICO,LE PERMITE A LOS GOBERNANTES DISTRIBUIRSE LAS RIQUEZAS,ENTRE ELLOS Y LOS EMPRESARIOS.LA DEMOCRACIA SE DIRIGE AL BIENESTAR COMUN Y COLECTIVO...
La encrucijada fiscal del Estado dominicano es la siguiente: Si a la presion tributaria actual, que es de un 13.5% del PIB, (US$57 billones)equivalente a US$7.7 billones, o RD$315,000,000,000, le sumásemos por lo menos el 50% de los RD$147,000,000,000 (5% del PIB)que regala el Estado a diversos sectores "empresariales" como excenciones fiscales,y estos emplean como ganancias adicionales, no hubiese sido necesaria la reciente reforma fiscal, en perjuicio de los sectores más empobrecidos.
Usted escucha a los lideres de esos gremios de "empresarios" rentistas hablando todos los días de "competitividad" Eso no es más que una farsa; a ellos no les interesa la competitividad. Si fuese cierto, no viviesen de parasitos, disfrutando de favores fiscales del Estado,(5% del PIB) y financiando sus ganancias excesivas a costa del miserable salario que pagan a sus empleados. Son empresarios carentes de conciencia de clase y de responsabilidad social. Son una retranca para la democracia.
Sra. Espinal. El populismo no es más que el resultado y la expresion logica de Estados fallidos, de democracias disfuncionales y corruptas. Si el nuestro es un Estado corrupto y despilfarrador, es precisamente porque es un reflejo y expresion de un sistema politico, esencialmente corrupto, que es favorecido por una clase dominante (el frente oligarquico) de mentalidad rentista, atrasada, y entreguista de las riquezas nacionales, a cambio de proteccion del poder imperial. (caso Barrick Gold)
prefiero el populismo que invierte en la gente, y no el formalismo de la sociedad que solo se agencian sus propios intereses, si no, pregunten al CONEP, PC, y otras hierbas aromaticas. Por eso el exitos de los gobierno de Correa, Evo y Chavez, no es suerte ganar varias elecciones, es porque se invierte en la gente. no en funcionarios para andar en yipetas y comer en buenos restaurante y viajar en vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *