En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

El Rap llega a Marruecos

El Rap llega a Marruecos
El Rap llega a Marruecos

Rap

Rabat, Marruecos. El rap, música urbana y transgresora, tiene sus adeptos en Marruecos, y como en otras latitudes sus cantantes son deslenguados, malhablados y provocadores, pero algunos han sido “domesticados” al poner su arte al servicio de la monarquía y los valores nacionales.

Canciones en árabe callejero (casi siempre despreciado por la música más “culta”), palabrotas o alusiones al alcohol han hecho del rap una música transgresora en una sociedad sujeta por numerosos tabúes, aunque justo es reconocer que su popularidad no ha traspasado la franja urbana y adolescente.

El rap y el hip hop nacieron en la pasada década, con los aires de apertura traídos por el entonces joven rey Mohamed VI. En la urbe de Casablanca, músicos inquietos que actuaban en un teatro local dieron nacimiento al Festival del Boulevard de jóvenes que buscaban distanciarse del discurso y las expresiones oficiales.

Letras contra la marginación juvenil, la corrupción en casi todas las esferas gubernamentales y el rechazo de los políticos eran temas recurrentes y contrastaban con el conformismo de la mayor parte del panorama musical.

Entre los ganadores de las primeras ediciones pronto destacó Don Bigg, alias el Jaser (el Deslenguado) que en sus comienzos llamó la atención por sus letras, denunciando los vicios y males que padece la sociedad.
Hoy Don Bigg es el rapero más famoso del país. Sus jeans gigantescos, su camiseta negra, su gorra y sus cadenas brillantes hacen su estilo en cualquier parte del mundo.

Algo ha cambiado entre aquel deslenguado y el actual cantante.
Algunos ya hablan de “rap patriótico”, pero él, simplemente se niega a encerrar al rap en lo reivindicativo.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *