En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

El Relato Forzoso

Aceptemos que entre los cercanos  a  Jesús  estuvo un judío llamado Leví,  hijo de Alfeo, que tenía la ingrata misión de cobrar impuestos, y que se fascinó con el Mesías y le siguió, cuando éste, dice Lucas, “salió de la casa y vio a un publicano, llamado Mateo, que estaba sentado en su oficina de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. El dejándolo todo lo siguió”, pero ese no es el Mateo que noventa años después compila los relatos que el Canon recoge bajo el título del Evangelio de Mateo.

El que hizo esa invaluable labor para la fe cristiana no era judío como los demuestran los analistas del los aspectos textuales y era mucho más  entusiasta que el Mateo original, por una poderosa razón, el primer Mateo murió antes de que surgiera el cristianismo y por lo tanto no tuvo tan percatado de las cosas a las que había que responder para la evangelización de las comunidades helenizadas, y entonces no se limitó a compilar la historia sino a enriquecerla en todo lo que su criterio le dictara que fuera necesario.

Legó el más eclesial de los textos canónicos con un objetivo que acabó frustrado: el de convencer a los judíos que  Jesús era la respuesta más cercana de todas las profecías del Antiguo Testamento, pero lo que resultó indiferente para los judíos fue muy provechoso para los gentiles.

Su empeño en mostrar que Jesús había nacido de una virgen, aunque en su mismo relato muestra a la virgen como madre de otros hijos, busca una conexión con el texto de Isaías: “El Señor mismo os dará por eso la señal: He aquí que la virgen grávida da a luz, y le llama Emmanuel. Y se alimentará de leche y miel, hasta que sepa desechar lo malo y elegir lo bueno…”

La contradicción básica es que Mateo, el compilador, pretende demostrar dos verdades muy contradictorias, la primera que Jesús es creación divina, y no producto del ayuntamiento carnal de una pareja, pero al mismo tiempo lo hace descendente de la genealogía de José, lo que no tiene lógica puesto que si no es hijo de José nada tiene que ver con sus ancestros.

Y Mateo lo primero que procura es demostrar que no es cierto que Jesús es un pobre de solemnidad: “Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac… (Este a muchos otros)… José engendró a David, David a Salomó n en la mujer de Urias… (Por ahí siguió la cosa)… y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús llamado Cristo”.

Pero siendo Jesús hijo de Dios y no de José no puede ser la de José su genealogía a menos que no existieran razones para demostrar que la palidez de no era de hambre, que el nacimiento en pobreza fue escogido porque  así estaba escrito, pero que no era un judío de los estarían condenados  a ejercer los oficios que les correspondían a su clase social, como el de la carpintería, sino que tenía estirpe sacerdotal y profética.

Mateo, el que se llamaba Leví y recaudaba impuestos, recreado por Mateo el compilador con licencia para responder a las necesidades de la coyuntura, se convertían en un símbolo atrayente para un imperio que buscaba expandir una creencia que le sirviera como instrumento de cohesión, con ciudadanos que tributaran para el templo y para el César.

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *