En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

El transfuguismo politiquero

El transfuguismo politiquero
Miguel A. Matos

Cuando era un adolescente vivía en el sector de Villa Francisca y frente a mi casa había un alegre burdel, denominado de cortina,  donde más de una decena de jovencitas prestaban “sus servicios” y mantenían una “selecta clientela” de empresarios, comerciantes, artistas y funcionarios gubernamentales, entre otros.

La proxeneta, doña Pura, dueña del burdel, se empeñaba en “contratar” jovencitas, de hermosa apariencia, para que trabajaran en su casa como domésticas, pero la realidad era otra: laborar como prostituta. Algunas aceptaban, otras no.

El sector estaba molesto con la existencia del burdel o “casa de cita”, donde los escándalos y pleitos que se suscitaban allí, entre prostitutas y clientes, era el pan de cada día, situación que tenía a la gente al volar.

Las riñas también se producían cuando las prostitutas se disputaban, entre ellas, a  un cliente, y en varias ocasiones vimos correr sangre, rostros cortados con navajas, desfigurados y golpeados. Ante esos escándalos los vecinos llamaban a la policía.

 

Pero lo más aberrante y triste fue cuando otro burdel, cercano, propiedad de doña Santa, que le hacía competencia, al de doña Pura, reconoció que su clientela menguaba, por lo poco atractiva de su “mercancía”. Entonces se le ocurrió la idea de sonsacar las muchachas “hermosas”, con ofertas que no pudieran rehusar, es decir, mejores que la del otro “negocio”, produciéndose un masivo “transfuguismo”.

Esto degeneró en una animosidad y enemistad casi mortal entre las dos proxenetas que ni siquiera se podían ver. El transfuguismo no es exclusivo de los burdeles, sino que también se da en otras actividades, y muy acentuada, como en la política, entre políticos y politiqueros.

El término “tránsfuga” tiene una connotación de traición, de deslealtad. Por esa razón, creo que el transfuguismo político, la popular “voltiatortilla”, es la estrategia de la deshonestidad, que se materializa en volteretas políticas como las que ocurren en los principales partidos, que compran con dinero, o con ofertas de cargos,  a su mejor conveniencia, a potenciales candidatos a dirigentes y miembros de otras entidades políticas para aumentar el número de su militancia.

El transfuguismo político en el país, no es nada nuevo, pero cuando se produce entre personas, que se suponen  pensantes,  es más indecoroso que  el registrado entre los burdeles como los de doña Pura  y doña Santa, en los que mujeres jóvenes pobres e ignorantes, se ven obligadas, por necesidad, a vender su cuerpo para sobrevivir.

Cualquier parecido, de lo que ocurre en los burdeles, con algunos políticos o politiqueros del patio, que se dejan sonsacar o que diligencian cargos y se  pasan a otros partidos, por conveniencia económica, no es pura coincidencia.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *