En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Elecciones y partidos políticos

Elecciones y partidos políticos
Flavio Darío Espinal

Flavio-Dario-Espinal-6-550x310El dato más sobresaliente de los resultados de las recién pasadas elecciones es, por supuesto, el triunfo de Danilo Medina con alrededor del 62 por ciento de la votación contra su principal contrincante Luís Abinader, quien obtuvo alrededor del 35 por ciento, lo que significa que entre ambos obtuvieron el 97 por ciento de los votos emitidos a nivel nacional. La encuesta Greenberg-Diario Libre había proyectado como “el resultado más probable el día de las elecciones” un 60 por ciento para Medina y un 37 por ciento para Abinader, siendo la encuesta más certera en cuanto a la predicción de los resultados en la competencia por la presidencia de la República.

La participación electoral de casi un 70 por ciento de los electores empadronados muestra una vez más el grado de interés e involucramiento de la ciudadanía en los procesos eleccionarios, lo que representa un aspecto sumamente positivo en la política dominicana si se compara con otros países de la región en los que los niveles de abstención son mucho más altos que en nuestro país. Este grado de participación electoral reconfirma lo que encuestas especializadas en temas de cultura política, como Barómetro de las Américas, han mostrado a través del tiempo sobre la participación política en el país. Mantener ese grado de participación y mejorar la calidad de la misma es un aspecto crucial para la vitalidad y la consolidación del sistema democrático en el país.

Otro aspecto de los resultados electorales del 15 de mayo a observar con detenimiento es la desagregación del voto por partido político. El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) pasó de una votación individual de 38.76 por ciento en las elecciones de 2012 a algo más del 50.22 por ciento en las elecciones de este año, mientras que el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) bajó de un 42.51 por ciento en el 2012 a un 5.77 por ciento en el 2016. Por su parte, el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) se mantuvo más o menos igual, al pasar de un 5.47 por ciento en el 2012 a un 5.67 por ciento en el 2016. A su vez, el nuevo actor político en el escenario nacional, el Partido Revolucionario Moderno (PRM), obtuvo alrededor

del 27 por ciento del electorado. En cualquier parte del mundo el PRD y el PRSC tendrían el estatus de partidos minoritarios, pero los arreglos de conveniencia han hecho que la legislación electoral dominicana le dé categoría de partido mayoritario para fines de distribución de recursos económicos a cualquier partido que alcance más del 5 por ciento de los votos en la competencia presidencial. Y en lo que respecta a los demás partidos que no formaron parte de ninguno de los dos bloques principales, solo Alianza País pasó del uno por ciento, pero sin llegar al dos por ciento que proyectaron algunas encuestas o al número mágico del cinco por ciento que le hubiera dado también la condición de partido mayoritario a fin de asignación de fondos.

Estos números merecen ser analizados con rigor y profesionalidad, especialmente por parte de los partidos de oposición si es que no desean encontrarse en una situación similar a la que han quedado en estas elecciones. Pero también el propio PLD debe hacer introspección y entender las razones que lo llevaron a este notable ascenso para identificar sus potenciales vulnerabilidades de cara a nuevas contiendas electorales. Su derrota apabullante en la competencia por la Alcaldía del Distrito Nacional, luego de catorce años de dominio en la ciudad, no puede pasar como un hecho irrelevante y mucho menos explicarse a partir de argumentos simplistas como los que se escuchan estos días.

La oposición cometería un gravísimo error si piensa que el sólido posicionamiento del PLD a nivel nacional es el fruto del engaño, la manipulación, el uso de los recursos del Estado o a la “falsa consciencia” del pueblo dominicano. No hay dudas de que la mayoría del electorado ha premiado al PLD por una variedad de factores, entre ellos la estabilidad y el crecimiento económicos, la fuerte inversión en obras de infraestructura, su inversión en educación, así como su capacidad para manejar con mucho mayor racionalidad que sus oponentes los conflictos intra-partidarios. Si estos factores continúan y la oposición no es capaz de convencer al electorado de que puede hacerlo mejor que el PLD es muy probable que este partido se mantenga ganando elecciones presidenciales.

El PRM ha emergido como el principal partido de oposición del país. Ya lo era desde la campaña electoral, pero la bajísima votación de los demás partidos lo ha

colacado de manera indiscutible en ese sitial en el juego democrático. Su consolidación y ascenso depende fundamentalmente del curso de acción que su dirigencia adopte. Como aspecto a su favor tiene el deseo de una parte importante de la población de contar con una oposición política vibrante, pero para poder avanzar tiene que desprenderse de ese instinto natural a la auto-victimización que ha heredado del PRD, su tendencia latente a la conflictividad y la división que también arrastró de la cultura política perredeista, así como la falta de confianza de amplios sectores de las clases medias sobre la capacidad de la dirigencia de ese partido para mantener la estabilidad y el crecimiento si llega a dirigir los destinos de la nación. Y, definitivamente, debe cambiar de estrategas políticos porque lo que ese partido mostró en esta oportunidad es una muestra de lo que no debe hacerse en una campaña electoral.

En lo que respecta a los llamados partidos emergentes, estas elecciones han puesto de manifiesto una vez más que el electorado dominicano es sumamente resistente a explorar nuevas opciones. La posibilidad de que al menos Alianza País pudiese hacer una irrupción más firme en el escenario político nacional se desvaneció en la medida en que el electorado se fue posicionando alrededor de las dos opciones principales, PLD y PRM. Para muchos seguirá siendo un misterio porqué Alianza País y Acción por la Democracia (ADP) no presentaron una propuesta conjunta como opción progresista, lo que tal vez hubiera hecho más atractiva la propuesta electoral de ese sector.

En todo caso, lo importante es reconocer que las elecciones de este año han producido algunos cambios notables en la configuración de los partidos políticos del país. Entender esos cambios y saber que la época del trío PRD-PLD-PRSC como eje de la vida política nacional quedó atrás es fundamental para dar respuestas a los nuevos problemas y desafíos que se plantean en el orden partidario, lo que es crucial para la estabilidad política, la gobernabilidad y la consolidación de la democracia.

Comenta con tú facebook

Comentarios

Me parece que el análisis es superficial, esos resultados son la consecuencia de muchos elementos que le dieron origen. Toda la estructura del sistema electoral, no estaba encaminado para obtener resultados confiables,porque en el diseño del proyecto electoral el objetivo del mismo fue ¨¨Uso de tecnología¨¨, se olvidaron de algunos aspectos como por ejemplo: el contexto en el cual se desarrollaría, la cultura del dominicano en la compra de cédulas y eso es v, la falta de energía eléctrica,entre otros. Es importante también señalar que la conducta de los árbitros especialmente de Roberto Rosario fue de imposición no de consenso con los partidos, las peticiones que hicieron los partidos como el conteo manual fue aceptada por la intervención de la OEA. Al presidente de la JCE y sus miembros se les olvido que esos comicios debían ser los mas confiables,... y porque?... porque se introducía un elemento totalmente innovador..... Otro aspecto que se observo antes de los comicios fue la ausencia de la debida orientación a la ciudadanía por parte de la JCE de como votar con un registro de huellas, si chequeas los anuncios publicitarios te daras, e incluso hasta los miembros de los colegios entendían que si registrabas la huella no tenias que firmar el padron, y en otros colegios te registraban la huella y firmabas el padrón, entonces cual de los era... y eso lo constate me paso a mi y muchos, ahora serian nulos o no esos votos sin firma en el padrón ?... Otro aspecto que tiene que ver con la logística del montaje fue que faltando 20 días para las votaciones estaban llegando equipos, como es posible, como es posible que la Junta iniciara el montaje del este proceso en diciembre del año pasado... incluso algunas de sus pruebas fallaron y no se volvieron a probar...eso es eficiencia?... eso es planeacion?... cual fue realmente el objetivo de este proceso?...Estuvieron realmente preparados todos los técnicos, los miembros de colegios electorales, miembros de la juntas de distritos preparados, porque en muchos colegios no llegaron a tiempo los scanners, porque en muchos colegios se dañaron los equipos que se procedió al conteo manual, porque muchos se aviso tan tarde que las votaciones cerrarían a las 7 de la noche cuando ya muchos habían cerrado las votaciones....porque en las proximidades a los colegios e incluso dentro de ellos se permiten la conglomeración de tantas personas donde se establece hasta el mercado de compra de cédula y eso se vio hasta en la tv, para que esta la policía electoral... porque la abstención fue la mas alta registrada en relación a otros comicios....Todos estos elementos son de la competencia exclusiva del arbitro que es la JCE y porque la abstención fue la mas alta registrada en relación a otros comicios.... Te recomiendo leer completa las observaciones finales de la OEA. Ya para finalizar con estas reflexiones la pregunta clave es ... todos estos elementos inciden en los resultados obtenidos que dan una una diferencia de mas de un 25% y un congreso totalmente morado?... YO DIRIA QUE SI......

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *