En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

En Ecuador, si el votante no puede ir a la urna, la urna "va" a su casa

En Ecuador, si el votante no puede ir a la urna, la urna
En Ecuador, si el votante no puede ir a la urna, la urna "va" a su casa

QUITO.- La ecuatoriana Laura Beatriz Vázquez, de 85 años, tiene una discapacidad física del 80 % a causa de una mielitis transversa que le ha impedido ir a votar durante los últimos años, pero hoy está feliz de poder hacerlo desde su domicilio, porque en Ecuador, si el votante no va a la urna, la urna “va” a su casa.

Ella es una de las 883 personas que se inscribieron en el programa “Voto en casa”, que hoy permitió a ciudadanos con una discapacidad física superior al 75 % ejercer este derecho sin tener que desplazarse al centro de votación.

“Siempre ha sido ella muy patriota y son siete años que no ha votado por la imposibilidad de llevarla” a ejercer ese derecho, dijo a periodistas su hija, Rocío Andrade, cuya casa fue “invadida” por reporteros en busca de las imágenes del momento de la votación.

La ciudadana, según su hija, se puso “muy contenta” y “feliz de dar su voto”, con lo que culminó un proceso de unos tres meses en los que personal del Consejo Nacional Electoral (CNE) efectuó varias visitas al domicilio para preparar el gran momento de la votación.

Allí, en su cama, con una urna de cartón a un lado y las papeletas de votación a su alcance, Laura Beatriz votó en presencia de funcionarios del CNE, en su dormitorio, “tomado” por fotógrafos y camarógrafos.

El programa “Voto en casa” es una iniciativa del CNE, que pone a disposición de las personas con discapacidad que lo deseen mesas de votación móviles para facilitarles esta práctica cívica.

Se trata de una jornada de votación adelantada a la del domingo, cuando 12,8 millones de ecuatorianos están convocados para elegir en las urnas al próximo presidente, a los integrantes de la Asamblea Nacional y a cinco representantes al Parlamento Andino.

La de las personas con discapacidad se suma a otra jornada especial de votación llevada a cabo este jueves con el colectivo de presos sin sentencia ejecutada, que dio derecho a voto a 10.230 reclusos en veinte provincias.

Otra de las personas beneficiadas con el “Voto en casa” fue Marta Ponce, de 62 años, quien también se siente feliz de haber votado por primera vez desde su cama, ya que le preocupaba el hecho de tener que desplazarse al centro de votación, según indicó su hijo, Julio Remache.

Ahora “está más tranquila de poder ejercer su voto normalmente”, indicó el hijo, y subrayó que su madre “siempre ha querido votar” pero el transporte hasta el recinto electoral “era complicado”.

En anteriores comicios, Marta se desplazaba hasta la mesa de votación en silla de ruedas, pero “había mucha congestión, a veces la gente le empujaba” y, pese a ello, la mujer siempre votaba, indicó Julio.

El trasiego en la casa de Marta es tan intenso que su hijo tiene que responder a las preguntas de los periodistas en la calle, pues en la vivienda el espacio es escaso y los fotógrafos y camarógrafos tienen que entrar por grupos de cuatro en el dormitorio para registrar el momento.

La votante debe depositar una papeleta para presidente y vicepresidente, otra para la Asamblea Nacional, otra para el Parlamento Andino y una más para responder a una consulta sobre la prohibición a los cargos públicos de poseer bienes en paraísos fiscales, lo que permite organizar suficientes turnos para dar acceso a todos los informadores.

En la provincia de Pichincha, donde está la capital, Quito, fueron 108 las personas que se inscribieron para disfrutar del “Voto en casa”, según el CNE.

Las urnas con los votos de las personas con discapacidad serán custodiadas por el órgano electoral hasta el domingo y ese día, tras el cierre de los recintos de votación, las papeletas serán escrutadas al mismo tiempo que las del resto de los ciudadanos.

El programa fue lanzado formalmente en Manta (noroeste), donde el presidente de la institución, Juan Pablo Pozo, dijo que la iniciativa forma parte de “la nueva arquitectura institucional” de Ecuador y recordó que “muchos de estos ciudadanos nunca habían participado en la democracia de este país”, pero ahora tienen la oportunidad de hacerlo.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *