En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Enfermedades catastróficas y su trato en los hospitales

VENTANA: El país espera que se cumpla la promesa de Danilo: erradicar la escena cruel de una familia arruinada por la enfermedad de uno de sus miembros.

Por lo que vemos a diario, todo indica que los hospitales públicos en República Dominicana nunca dejarán de ser depósitos de personas enfermas, en los que recuperar la salud no necesariamente puede estar entre los logros de quienes acuden allí con esos propósitos.

Peor aún cuando el paciente está afectado de una enfermedad catastrófica. Si no hay recursos disponibles a mano, y si se tiene voluntad de seguir adelante, lo menos que puede ocurrir es que la familia se quede en la ruina.

A través de la experiencia que nos dan los años, hemos visto que la trayectoria seguida en esos centros asistenciales ha estado divorciada de los requerimientos de una población ávida cada vez de mejores servicios.

Por más recursos que se destinen, por más especialistas que envíen a los hospitales, y por más inversión que se haga, esos centros siempre adolecerán del elemento clave para considerarse enteramente instituciones que reúnen los requisitos que demanda la población. La responsabilidad profesional no siempre está al servicio de los pacientes.

Siempre recordaré aquel terrible momento, en septiembre del año 2007, cuando un médico que prestó asistencia a mi padre en su lecho de enfermo en el hospital Salvador B. Gautier, del Seguro Social, nos dijo a mi hermana Lidia y a mí que “tienen que llevárselo a estar tranquilo en la casa, porque ya no hay nada qué hacer”.

Mi padre, que estando en el hospital cayó en un coma total, nunca sufrió cáncer de ningún tipo. Su quebranto tuvo que ver con microinfartos cerebrales, según diagnósticos de estudios realizados. Nos lo llevamos a casa de mi hermana, donde lo que le quedaba de vida se prolongó hasta la tarde del 14 de diciembre de ese año. ¡Más de dos meses después de aquel ultimátum!

Así como nos despachó ese profesional de la medicina, que trató de convencernos de que al viejo apenas “le quedaban horas” en este mundo, miles de dominicanos han tenido que pasar por situaciones similares ante la incapacidad en algunos casos, pero también impotencia y arrogancia en otros.

Nada de raro tiene que a un paciente interno en un hospital algún médico pare en seco a los parientes y les diga “no hay nada qué hacer, tienen que llevárselo a la casa, a morir tranquilo”.

Hay tipos de cáncer que consumen no solo el organismo de quien tiene el mal, sino los bolsillos de quienes deben responder por ese paciente.

No es un secreto para nadie que familias enteras han quedado en la ruina por causa de uno de sus miembros sufrir una enfermedad catastrófica, en la que los tratamientos incluyen sumas millonarias.

En su discurso de juramentación ante la Asamblea Nacional, el Presidente Danilo Medina dijo que “al iniciar el año 2013 crearemos un Fondo para Gastos Catastróficos en Salud, que contribuya a disminuir el impacto negativo de los gastos no cubiertos por el Seguro Familiar de Salud”.

Y a seguidas agregó: “Vamos a erradicar la escena cruel de una familia arruinada por la enfermedad de uno de sus miembros, o la de un familiar que no puede recibir tratamiento por falta de recursos”.

El país en toda su extensión espera que esas palabras del Jefe del Estado no caigan en el vacío, que tengan resonancia y que cuenten con el apoyo no solo de las instituciones oficiales llamadas a hacer realidad esa promesa, sino que sectores vinculados al quehacer empresarial, comercial, social y otras entidades asimilen ese gesto como parte de su política.

Un seguimiento a esa noticia se divulgó el pasado 12 de septiembre. El Presidente Medina se reunió con el sector salud oficial y se determinó en ese encuentro aumentar el fondo para enfrentar las enfermedades catastróficas en los hospitales, que ahora es de $1,500 millones de pesos. Pero esa cifra aún no alcanza.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *