Para verte más joven y atractiva no tienes que recurrir a la cirugía plástica. La verdadera fuente de la juventud se encuentra en los alimentos que consumes diariamente y el ejercicio regular que haces para mantener tu cuerpo en forma.

Cuantos más productos frescos y verdes consumas y más deporte hagas, mejor brillo tendrás en el cabello, más suave tendrás la piel y más radiante te verás.

Realza tus ojos quitando el cabello de tu frente, arreglándote las cejas y usando un look natural con pestañas perfiladas. Busca una crema humectante con color para dar vida a la piel y camuflar las imperfecciones. El look natural en el maquillaje es fresco y juvenile.

Elimina las canas de tu cabello. Si tienes el cabello oscuro y quieres disimularlas y no gastarte mucho dinero en el salón, trata de tener un color más claro en la base. Habla con tu estilista para conocer qué estilo te va mejor según tu tipo de rostro.

Tu postura es vital para lucir 10 años más joven. Camina con paso seguro, tira los hombros hacia atrás, levanta tu mirada y mete el vientre. El ejercicio de pilates y la práctica de yoga te pueden ayudar a obtener una excelente postura.

Piensa siempre positivo. Mírate frente a un espejo y reconoce tu cuerpo. Concéntrate en tu mejor atributo. Sé agradecida y disfruta de la vida.

Si la ropa te queda muy estrecha o ancha te verás mayor. No te guíes por las tallas, sino por cómo te queda según tu tipo de cuerpo. Ten en cuenta también tu estilo de vida y recuerda el dicho ‘de la moda lo que te acomoda’.

Limpiándote todos los días los dientes, visitando el dentista al menos una vez al año y dejando el cigarrillo de lado, lograrás una sonrisa espectacular