Desde entonces ha disfrutado de una vida muy exitosa como modelo y ha mantenido contacto con varios de sus compañeros de la adaptación cinematográfica de las novelas de J.K. Rowling

ESTADOS UNIDOS.- Puede que el nombre de Afshan Azad no nos resulte familiar, pero muchos recordarán su rostro por ser la actriz que interpretó a Padma Patil en la saga Harry Potter. Para los que no lo recuerden, se trata del personaje que, junto a su hermana Parvati, acompañó a Harry y a Ron en el baile de Navidad del Torneo de los Tres Magos en Harry Potter y el Cáliz de Fuego, siendo la pareja del menor de los Weasley. También la vimos en las últimas cuatro entregas de la saga con apariciones menores, pero su trayectoria en cine no fue más allá Harry Potter y las reliquias de la muerte.

Desde entonces ha disfrutado de una vida muy exitosa como modelo y ha mantenido contacto con varios de sus compañeros de la adaptación cinematográfica de las novelas de J.K. Rowling. Sin embargo, antes de adentrarse en este nuevo rumbo en su carrera, su vida quedó marcada por un duro episodio familiar que ocurrió justo cuando estaba a punto de embarcarse en las grabaciones de la última película de Harry Potter. Y es que su hermano, Ashraf Azad, la agredió y amenazó de muerte por motivos religiosos, un caso que acabó en los tribunales y en el que también estuvieron implicados sus padres.

Puede que el nombre de Afshan Azad no nos resulte familiar, pero muchos recordarán su rostro por ser la actriz que interpretó a Padma Patil en la saga Harry Potter. Para los que no lo recuerden, se trata del personaje que, junto a su hermana Parvati, acompañó a Harry y a Ron en el baile de Navidad del Torneo de los Tres Magos en Harry Potter y el Cáliz de Fuego, siendo la pareja del menor de los Weasley. También la vimos en las últimas cuatro entregas de la saga con apariciones menores, pero su trayectoria en cine no fue más allá Harry Potter y las reliquias de la muerte - Parte 2.

Desde entonces ha disfrutado de una vida muy exitosa como modelo y ha mantenido contacto con varios de sus compañeros de la adaptación cinematográfica de las novelas de J.K. Rowling. Sin embargo, antes de adentrarse en este nuevo rumbo en su carrera, su vida quedó marcada por un duro episodio familiar que ocurrió justo cuando estaba a punto de embarcarse en las grabaciones de la última película de Harry Potter. Y es que su hermano, Ashraf Azad, la agredió y amenazó de muerte por motivos religiosos, un caso que acabó en los tribunales y en el que también estuvieron implicados sus padres.

Afshan Azad nació en la localidad de Longsight, en Manchester, pero su familia es de ascendencia bangladesí y practicante de la religión musulmana. Esto la hizo criarse bajo estos preceptos, por lo que en el terreno amoroso sus familiares solo aceptaban que se casara con un hombre musulmán siguiendo la estricta tradición que establece esta fe. Sin embargo, en 2010, cuando tenía 22 años, Azad comenzó a salir con un chico hindú, una relación que mantuvo al margen.

El 21 de mayo de 2010, cuando Azad se encontraba manteniendo una conversación telefónica en secreto con su pareja, fue sorprendida por Ashraf Azad, su hermano mayor de 28 años, quien en vez de optar por una simple regañina hacia su hermana por ir en contra de los ideales de su religión se lanzó a agredirla brutalmente. Según recogieron medios como CNN o agencias como Reuters, el hermano la agarró fuertemente del cuello, la propició puñetazos, la arrastró por el suelo tirándola del pelo y la amenazó de muerte. Según Yahoo.

 

A la agresión también se unieron sus padres, con quienes seguía viviendo en su casa en Lonsight. Estos se sumaron al hermano soltando continuos insultos y amenazas hacia su hija, como calificativos de “zorra”, “p*ta” o advertencias de muerte como “¡Cásate con un musulmán o morirás!”. Las agresiones e intimidaciones verbales, que según los informes de aquellas fechas se alargaron durante tres horas, fueron denunciados ante los tribunales de Manchester, mientras que Afshan Azad huyó de su familia y se refugió temporalmente con sus amigos en Londres.