La cantante revela que la frustración de no poder salvar su relación y que la única solución era el divorcio le hizo sufrir "tremendos ataques de ansiedad tras dejar atrás mi matrimonio" y en su lucha por controlarlos, gracias a ello Adele adoptó una costumbre y encontró una comodidad en el ejercicio y por ello perdió 45 kilos en dos años.

Redacción Entretenimiento.- Para la exponente de la música, Adele, el año 2021 siempre será recordado como trascendental. Además del lanzamiento de su nuevo álbum después de seis años, el mismo es una recopilación del largo proceso emocional por el que paso la cantante desde 2018 por la separación de su marido Simon Konecki luego de ocho años de matrimonio. Durante una entrevista con Oprah Winfrey da detalles acerca de ese proceso y como eso le afecto.

Adele afirmó que el proceso ha sido muy difícil para ella, ya que sintió que había traicionado su propia idea del matrimonio al separarse. "Toda mi vida he estado obsesionada con la idea de crear una familia, de tener lo que yo no tuve", comentó la artista, cuyo padre se fue de casa cuando ella tenía dos años. "Desde muy joven me prometí a mí misma que, cuando tuviera hijos, permaneceríamos juntos. Y lo intenté durante mucho, mucho tiempo", expresó.

La cantante revela que la frustración de no poder salvar su relación y que la única solución era el divorcio le hizo sufrir "tremendos ataques de ansiedad tras dejar atrás mi matrimonio" y en su lucha por controlarlos, gracias a ello Adele adoptó una costumbre y encontró una comodidad en el ejercicio y por ello perdió 45 kilos en dos años.

Oprah preguntó por cómo la hacía sentir saber que personas se hubiesen sentido dolidas, ofendidas o decepcionadas por su pérdida de peso, y Adele le respondió: "No es mi trabajo validar cómo se sienten las personas con respecto a sus propios cuerpos. Siento haber hecho que alguien se sienta horrible consigo mismo, pero ese no es mi trabajo. Ya tengo bastante con tratar de arreglar mi propia vida".

La cantante, además, hizo hincapié en que posteriormente a su divorcio, seguía queriendo a su exmarido y padre de su hijo, aunque ya no estuviera "enamorada" de él. Comentó que siguen siendo vecinos e incluso agradeció a Konecki que le salvase la vida cuando se hizo famosa. "Era tan joven... Creo que de no haberle conocido podría haber seguido algunos caminos poco recomendables y autodestruirme", añadió.