El esperado retorno de Aladdin había reunido el martes a un ilusionado público neoyorquino, que ve la vuelta del teatro a Broadway como el colofón de la reapertura cultural de la Gran Manzana.

Nueva York.- El musical de Aladdin en Broadway anunció que volverá este jueves a los escenarios solo un día después de anular el espectáculo por una serie de positivos por coronavirus entre personas vacunadas de su equipo, que se produjo al día siguiente de su esperado reestreno el pasado martes.

"Nuestro amplio sistema de protocolo de hacer pruebas a nuestros empleados e identificar casos positivos ha funcionado, y nos ha permitido actuar inmediatamente para contener esos casos", dijo un comunicado de la producción.

"Dado nuestros exhaustivos protocolos de covid-19 y una plantilla vacunada, seguimos confiando en que nuestro entorno es seguro para nuestros invitados, actores, equipo y músicos", insistió el texto.

Sin embargo, la productora no ha querido revelar el número de personas que dieron positivo de coronavirus, ni si se trataba de actores sobre el escenario, personal que trabaja de cara al público o empleados que permanecen entre bambalinas.

Según el comunicado, en las últimas 24 horas, tras haberse detectado los positivos de coronavirus, todo el personal se ha sometido a dos pruebas más, que no han mostrado nuevos casos.

El texto subraya además que todo el equipo que trabaja en los cuatro musicales de Disney que se pueden ver en la actualidad de América del Norte se somete a seis PCR por semana, por encima de los dos estipulados por el sindicato que representa a actores de teatro en EE.UU.

El anuncio de su vuelta se produjo menos de 24 horas después de anunciar la cancelación del que hubiera sido su segundo espectáculo tras el regreso después de la pandemia del coronavirus.

El esperado retorno de Aladdin había reunido el martes a un ilusionado público neoyorquino, que ve la vuelta del teatro a Broadway como el colofón de la reapertura cultural de la Gran Manzana.

La meca del teatro ha establecido estrictos protocolos de seguridad, que exigen tanto a la audiencia como a los artistas estar completamente vacunados, y el público debe llevar la mascarilla puesta en todo momento.