La cantante Alejandra Guzmán ha padecido en carne viva los estragos de una operación estética fallida y es que hace ocho años fue inyectada con polímeros que la mantuvieron al borde de la muerte e incluso han mermado su calidad de vida.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La cantante Alejandra Guzmán ha padecido en carne viva los estragos de una operación estética fallida y es que hace ocho años fue inyectada con polímeros que la mantuvieron al borde de la muerte e incluso han mermado su calidad de vida.


La rockera recordó cuando su vida estuvo en peligro porque le inyectaron una sustancia no apta para su cuerpo, y ante esta situación, pidió no someterse a procesos de este tipo y mucho menos en manos de pseudo especialistas, como el que según “El Rey Grupero”, ha dañado a varias pacientes en la capital del país.


“Yo sigo sufriendo desde hace ocho años que me inyectaron los polímeros y es que te pueden engañar muy fácilmente, es gente que sabe lo que está haciendo y no le importa”, dijo la artista mexicana en entrevista con Venga la Alegría.


Guzmán opinó sobre la situación a la que se enfrenta el médico venezolano, Juan José Duque, después de que el novio de Cynthia Klitbo lo acusara ofrecer malos tratamientos en su consultorio.


“Hay cuerpos que reaccionan y tienen que amputarte una parte de tu cuerpo; yo estuve abierta de mi cuerpo por seis meses y les quiero decir a la gente que no necesitan hacerse nada, realmente acepten su cuerpo como es y aprendan a aceptarse como son”, indicó en la conversación con el programa matutino.


Reflexionó sobre la situación y reprochó la impunidad con la que ahora trabajan las personas que la dañaron: “A veces te puede costar la vida. Hay gente que lucra con lo que sea y son capaces de matarte por dinero... desgraciadamente la gente que me lo hizo a mí, ya están volviendo a hacer operaciones y no hay muchas leyes, no hay en México un seguimiento porque no hay estudios, medicinas que sepan cómo curarte”.




“No voy a estar toda la vida detrás de la gente que me hizo daño a mí y tiene más de 800 muertos atrás de mí. Pero yo fui la primera persona que abrió la boca y lo hizo saber, realmente no han parado y lo siguen haciendo, entonces qué peligro que tú creas que una persona con una bata es un doctor y no lo es”, explicó la situación con la que se rigen las personas que la intervinieron de manera incompetente.


Alejandra Guzmán aprovechó para recalcar la difícil situación que enfrentó hace ocho años a causa de las deficiencias en el sistema de salud. “Yo firmé una carta donde me hacía responsable si moría, porque los doctores no me querían tocar, yo ya estaba muy infectada por cuatro bacterias”, concluyó.


La hija de Silvia Pinal y Enrique Guzmán ha tenido que ser intervenida en más de 20 ocasiones, luego de que le inyectaron polímeros en un procedimiento estético fallido.


A inicios del año pasado fue sometida de emergencia, a un procedimiento de drenaje que permaneció en su cuerpo hasta que le dejó de salir líquido de su cuerpo.


Fuente: Infobae