MÉXICO.- Aunque para la cantante española Amaia Montero haber salido de la popular agrupación La Oreja de Van Gogh fue tirarse al vacío, no se arrepiente de la decisión tomada que le ha permitido volar con alas propias como solista.

La artista dijo este jueves que está "muy satisfecha" de todos sus logros como solista, al hablar para la prensa en México, donde se encuentra promocionando su segundo disco.

"No me arrepiento; fue una decisión muy pensada, muy meditada y muy importante, como tirarme al vacío", dijo a Efe la artista que dejó el grupo en 2007 tras más de una década, cuatro discos de estudio y decenas de premios.

"Allí tenía toda la seguridad del mundo. Me fui en un momento alto, no cuando aquello decaía, y tomar una decisión así era muy arriesgado, pero la tomé con todas las de la ley", apuntó.

Según contó, ahora está en una etapa en la que está disfrutando mucho. "Es muy distinto estar en grupo de estar en solitario, pues tienes que tomar muchas decisiones, aprendes más y mucho más rápido", explicó.

Montero se presenta esta noche en un concierto en el Lunario del Auditorio Nacional de la capital mexicana en la que será su primera actuación en solitario en México, pues cuando vino a presentar su primer disco en 2010 tuvo que cancelar por la epidemia de gripe A que paralizó el país.

En el espectáculo interpretará canciones antiguas, pero sobre todo será una muestra de lo que es su segundo disco, "Amaia Montero 2", un trabajo en que le está yendo bien, teniendo en cuenta que en España "es superdifícil vender un disco, una utopía, ciencia ficción", contó