La famosa pareja de música "country" formada por los estadounidenses Faith Hill y Tim McGraw venden por 35 millones de dólares la Isla de Los Ángeles, Angels's Island en su nombre original en inglés, que incluye una impresionante mansión construida hace años en un apartado rincón de las Bahamas.

SAN JUAN.- La famosa pareja de música "country" formada por los estadounidenses Faith Hill y Tim McGraw venden por 35 millones de dólares la Isla de Los Ángeles, Angels's Island en su nombre original en inglés, que incluye una impresionante mansión construida hace años en un apartado rincón de las Bahamas.


La información la divulga este lunes en su edición en internet la revista sobre el lujo Robb Report, que recuerda que cuando la famosa pareja musical que forman Faith Hill y Tim McGraw decidieron encontrar un pedazo del paraíso en la tierra para relajarse en 2003 lo encontraron en el corazón de la cadena de islas Exuma, en el archipiélago atlántico de Bahamas.


Esta pequeña isla era entonces un trozo de roca deshabitada y sin desarrollar de 20 acres que años después se transformó en un lugar único que alberga una espectacular mansión.


EL MEJOR LUGAR DEL MUNDO


El "mejor lugar del mundo", describía la pareja el lugar a la revista Architectural Digest en 2017, aunque las cosas han cambiando y hoy la isla y la mansión están en la lista de propiedades en venta de la inmobiliaria Knight Frank por 35 millones de dólares.


Los expertos del sector inmobiliario recuerdan que aunque hay varias islas en las Bahamas a la venta es raro tener un producto de estas características, un auténtico "resort" de cinco estrellas listo para vivir.


La casa principal de 6.500 pies (1.800 metros) cuadrados se encuentra en lo alto del centro de la isla, a solo unos pasos de las playas de arena a ambos lados.


Desde el punto de vista arquitectónico, comprende ocho pabellones separados, cada uno de los cuales está conectado por una serie de senderos de baldosas.


DISEÑADO POR BOBBY MCALPINE Y GREG TANKERSLEY


Diseñado por los arquitectos radicados en el estado de Tennessee Bobby McAlpine y Greg Tankersley, trabajaron en un proyecto en el que primaba tanto lo interior como exterior.


En la entrevista a Architectural Digest de 2017, Hill le dijo a la revista que Querían sentirse conectados con el exterior.


Eso significa ventanas de vidrio que se abren de lado a lado en cada uno de los cuatro dormitorios y una enorme puerta enrollable con paneles de vidrio en la sala de estar principal.


La suite principal se abre al exterior en dos lados y presenta techos altos con vigas cruzadas, a lo que suma un enorme patio privado viene con su propia bañera al aire libre.


A pesar de las características de la construcción su robustez está a prueba de todos los elementos, como lo demuestra el haber aguantado un par de huracanes.


La isla dispone de un muelle privado que tiene capacidad para algunos botes de recreo y motos acuáticas.


Debido a que tiene que ser totalmente autosuficiente, el extremo norte de la isla está dedicado a generadores e instalaciones de desalinización de agua.


El mantenimiento es atendido por personal que vive en la isla a tiempo completo en tres cabañas, mientras que el combustible y las provisiones llegan vía marítima.


Quien compre esta casa tendrá como vecino al mago David Copperfield, propietario del cayo Musha, a un corto trayecto en lancha rápida.


A la isla ahora en venta se puede llegar en un vuelo de 90 minutos desde Miami al aeropuerto de Exuma o un viaje en hidroavión de 60 minutos desde Nassau, la capital del archipiélago atlántico de Bahamas.


Los expertos inmobiliarios recuerdan que mucha gente sueña con una isla, pero nadie quiere pasar los próximos 10 años desarrollándola, por lo que esta es una oportunidad.