Un bebé que llegaba a sus vidas a comienzos de noviembre de 2021, y que colmó de felicidad tanto al cantante de Love Me So como de su pareja, con ambos compartiendo diversas imágenes del pequeño, al que llamaron Bowie, a través de sus redes sociales. 

REDACCIÓN.- Tom Mann, el que fuese miembro de la banda Stereo Kicks y participante de la edición británica de X Factor está teniendo que hacer frente a uno de los momentos más duros de toda su vida, debido a la muerte de su prometida y madre de su hijo, la publicista Danielle “Dani” Hampson, que fallecía de manera inesperada a los 34 años, en el día que ambos iban a contraer matrimonio.

La pareja, que llevaba más de seis años de relación, se comprometía en diciembre de 2019, algunos meses después tras comprarse una casa en el Reino Unido e iniciar su vida en común. Una boda muy esperada que en un principio debía haber tenido lugar en septiembre de 2020, pero que se vieron forzados a posponer por culpa de la crisis sanitaria. Entre tanto, la pareja recibía otra buena noticia: esperaban su primer hijo, algo que anunciaban en junio de 2021.

Un bebé que llegaba a sus vidas a comienzos de noviembre de 2021, y que colmó de felicidad tanto al cantante de Love Me So como de su pareja, con ambos compartiendo diversas imágenes del pequeño, al que llamaron Bowie, a través de sus redes sociales.

Una felicidad que no duraría demasiado, pues la familia se veía sacudida por la tragedia, pues Dani fallecía por circunstancias desconocidas el pasado 18 de junio. El propio cantante, de 28 años, ha querido comunicar lo sucedido a sus seguidores a través de sus redes sociales, confesando estar totalmente devastado.

“No puedo creer que esté escribiendo esto, pero mi querida Dani -mi mejor amiga, mi todo, el amor de mi vida- falleció en la madrugada del sábado 18 de junio en el que se supone debería haber sido el día más feliz de nuestra vida, que acabó en una fractura de corazón irreversible”, cuenta Mann a través de un emotivo mensaje en Instagram, apenas unas horas después de que ambos regresaran de unas idílicas vacaciones en la isla de Cerdeña y lamentando que nunca tuviesen la oportunidad de llegar al altar y pronunciar sus votos, pero prometiéndole que siempre llevará su alianza como símbolo de su amor incondicional por ella.

“Estoy completamente roto intentando procesar esto y, sinceramente, no sé para dónde tirar desde aquí, pero sé que necesito coger todas las fuerzas que pueda por nuestro pequeño”, confiesa, “Te prometo que haré lo posible para criar a Bowie tal y como siempre quisimos. Te prometo que sabrá lo fantástica que era su mamá. Te prometo que estarás orgullosa”.

El cantante se deshace en cumplidos con su mujer y, devastado, agradece los mensajes y de apoyo. Sin embargo pide paciencia, pues admite está de luto y no sabe por cuánto tiempo: “Mi querida Dani, la luz más brillante en cualquier sitio. Mi mundo no es sino oscuridad sin ti. Te echaré de menos siempre”.

La familia de Dani, por su parte, ha prometido que siempre permanecerá a su lado: “Eres nuestro yerno y te amamos como parte de nuestra familia. Dani fue la mejor hija que pudimos haber pedido y siempre cuidó de nosotros y de todos. Estamos totalmente destrozados y nunca olvidaremos a nuestra preciosa niña”.