Varsovia.- La ciudad de Lódz, considerada meca del cine polaco, recuerda al director y guionista Krzysztof Kieslowski, fallecido hace quince años, quien revolucionó el séptimo arte en Polonia y se dio a conocer en todo el mundo con su trilogía Tres Colores, dedicada a la bandera de la República Francesa.

Bajo el título "El mundo visto por Kieslowski", Lódz (centro de Polonia) organiza una serie de eventos en torno a la figura del cineasta (Varsovia, 27,6,941- Varsovia, 13,3,996), con la inauguración hoy de una gran exposición multimedia sobre su obra como acto central.

La exposición muestra copias de los guiones de "El decálogo", otro de los trabajos más laureados de Kieslowski, anotaciones a mano del autor, diferentes publicaciones, galardones obtenidos en certámenes internacionales o una colección de carteles elaborada por importantes diseñadores inspirados en la filmografía del director polaco.

Krzysztof Kieslowski estudió cinematografía en la escuela de cine de Lódz, donde también cursó sus estudios otro polaco universal, Roman Polanski.

Pero sería en Francia donde Kieslowski desarrollaría sus filmes más conocidos, situándose entre los directores europeos más importantes del siglo XX.