El actor de "El Cuartito" reveló en entrevista con Manolo Ozuna que una madrugada estaba padeciendo de unos temblores y mareos, por lo que se sometió a una resonancia.

SANTO DOMINGO.- Unos meses después de ser llevado a emergencia a un centro de salud, el actor y humorista Fausto Mata, reveló que su corazón está siendo monitoreado.

Mata publicó en sus redes sociales una imagen que muestra un monitor Holter colocado alrededor de su pecho, el que sirve para hacer un seguimiento del ritmo cardíaco durante períodos de 24 a 72 horas. Esto funciona con electrodos y un dispositivo de grabación.

El médico puede imprimir un electrocardiograma (ECG) con la información del dispositivo de grabación para analizar el ritmo cardíaco durante el período de uso del monitor, indica el medio Mayo Clinic.

"Antes de que se vayan a inventar algo la gente le gusta la maldad. No hay ningún diagnóstico, me están monitoreando y si Dios quiere todo estará bien y si no lo está también se lo diré”, expresó el humorista a través de su cuenta de Instagram.

Añadió también, que “Tengo gente que me quiere y se preocupa, lo informo porque ya hay muchas personas que me han visto en Cedimat y de seguro pueden imaginarse cualquier cosa y subirlo a las redes por eso me estoy poniendo 'alante' por la gente que me quiere que son a los cuales me debo. Bendiciones familia", escribió Fausto.

Hace más de un mes, el actor de "El Cuartito" reveló en entrevista con Manolo Ozuna que una madrugada estaba padeciendo de unos temblores y mareos, por lo que se sometió a una resonancia.

Con dificultad llegó hasta las afueras del edificio donde vive y fue un taxista que acababa de dejar a unos nacionales haitianos en el Consulado de Haití que lo socorrió hasta el centro Médico.

Dijo que debido a que actualmente está viviendo solo en su casa fue ayudado por un empleado de la torre.

En una ocasión se levantó a las 3:00 de la madrugada totalmente tembloroso. "Trato de pararme de la cama para echarme agua en la cara y cuando pongo el pie las rodillas no me soportaron y caí en el piso. Me vestí como pude, me cambié...no tenía fuerzas ni para mantenerme de pie. Salí de rodillas, me metí al ascensor, bajé sentado y el corazón haciéndome así", narró Mata.

Agregó: "Gracias a Dios, como yo vivo cerca del Consulado haitiano, aparecieron unos haitianos que estaban llevando a otros a esa hora de la madrugada para hacer fila temprano y yo me le pegué del bonete... llévenme a una clínica, les dije".

Allí fue rehidratado y sometido a un electrocardiograma y otros procedimientos.

Fausto Mata, de 50 años, es padre de tres hijos.