En la ceremonia tomó el micrófono Michael Jordan, mejor jugador de todos los tiempos, quien lloró y tildó a Kobe como su "hermano pequeño", en un discurso de lleno de sentimientos.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Doloroso, muy doloroso fue lo que pasó este lunes en Los Ángeles, California, en el último homenaje que le hicieron a la fallecida estrella de la NBA Kobe Bryant, y a su hija Gigi, fallecidos en un accidente de helicóptero.

En la ceremonia tomó el micrófono Michael Jordan, mejor jugador de todos los tiempos, quien lloró y tildó a Kobe como su "hermano pequeño", en un discurso de lleno de sentimientos.

“Kobe lo dejó todo en la cancha. Fue como mi hermano menor. Si esperan que hable de las comparaciones entre él y yo... Sólo quiero hablar de Kobe. Los pequeños hermanos siempre quieren meterse en tus cosas; en tus zapatos, tu closet. Quieren saber todos los detalles de la vida. Solía llamarme, escribirme, 23.30, 0.30, 3.30 en la mañana. Quería saber de movimientos, este chico tenía pasión, una pasión como nadie sabe. Si amas algo, si tienes una pasión fuerte, puedes ir al extremo, para tratar de intentarlo. Y Kobe Bryant fue una inspiración sobre la forma de querer jugar el juego, quería ser el mejor basquetbolista que podía ser. Bueno, yo quiero ser el mejor hermano mayor que puedo ser”, fue una de las frases que lanzó Su Majestad.

Jordan, leyendas de la NBA, hinchas y la familia participaron del último adiós a Kobe y Gigi.