La medida ha indignado a los duques de Sussex y según el Daily Mail, ha  provocado una serie de amargas acusaciones.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La tormenta en la familia real inglesa provocada por el abandono formal de la misma del príncipe Harry y su mujer, Meghan Markle, sigue ofreciendo un episodio tras otro. Ahora, la prensa británica desvela que el príncipe Carlos se asegurará de que su nieto de dos años, Archie, nunca tenga el título de príncipe.

El heredero al trono, de 72 años, ha dejado en claro que el hijo de Harry y Meghan no tendrá lugar entre los miembros de primera línea de la familia, ya que planea una monarquía más modesta cuando se convierta en rey, algo que no ocurrirá hasta que su madre, la reina Isabel II, de 95 años, fallezca.

La medida ha indignado a los duques de Sussex y según el Daily Mail, ha  provocado una serie de amargas acusaciones que la pareja ha dirigido al príncipe de Gales y a la Familia Real desde el otro lado del Atlántico.

Un nieto del soberano ha tenido, desde hace mucho tiempo el derecho a llevar el título de príncipe, pero Carlos está decidido a limitar el número de miembros clave de la realeza, en su teoría que el pueblo no desea sostener los gastos de una monarquía en constante expansión.

Carlos les ha dicho a los duques de Sussex que cambiará documentos legales clave para asegurarse de que Archie no pueda obtener el título que alguna vez habría heredado por derecho, según una fuente cercana a la pareja.

La decisión, que prolonga meses de tensas discusiones entre bastidores en la familia, ha hundido las relaciones entre Harry y sus familiares a un nuevo y peligroso mínimo, según el Daily Mail.

Los detalles completos del plan de Carlos para una monarquía más reducida nunca se han revelado, pero se ha especulado que solo los herederos al trono y sus familias inmediatas recibirán títulos completos, apoyo financiero del erario público a través de la Subvención Soberana y protección policial financiada por el contribuyente.

De hecho, Carlos y su hermano menor, el duque de York, ya han estado en desacuerdo sobre qué seguridad deberían recibir las hijas de Andrés, las princesas Beatrice y Eugenie, en el futuro.

Fuente: 20 Minutos