Esta es la primera vez que el príncipe Enrique, hijo del príncipe Carlos y la fallecida Diana de Gales, vuelve a su país tras más de un año de ausencia por la decisión de los duques de Sussex de apartarse de la monarquía, conocida por los medios como "megxit".

LONDRES..- El duque de Sussex, Enrique, que reside en EE.UU., llegó el domingo al Reino Unido para asistir al funeral de su abuelo, el duque de Edimburgo, que se celebrará el próximo sábado -día 17- en Windsor, revela este lunes el tabloide "The Sun".

Esta es la primera vez que el príncipe Enrique, hijo del príncipe Carlos y la fallecida Diana de Gales, vuelve a su país tras más de un año de ausencia por la decisión de los duques de Sussex de apartarse de la monarquía, conocida por los medios como "megxit".

Enrique ha venido solo dado que su esposa, Meghan Markle, está embarazada y los médicos le han recomendado no hacer el viaje.

Según pudo saber el diario "The Sun", el duque de Sussex fue visto el domingo bajar de un avión de la aerolínea British Airways (BA), procedente de Los Ángeles, que aterrizó en el aeropuerto londinense de Heathrow a las 13.15 hora local (12.15 GMT).

Con mascarilla, el príncipe, de 36 años, fue recibido al pie de la escalerilla del avión por un vehículo todoterreno.

El hijo menor del heredero de la corona británica llegó días antes del funeral para poder hacer un periodo de cuarentena y someterse a la prueba de covid-19.

Según "The Sun", Enrique estaría alojado en una pequeña casa ubicada en los terrenos del palacio de Kensington, en Londres, y donde los duques de Sussex vivieron un tiempo.

Esta será también la primera vez que el príncipe Enrique se encuentra cara a cara con su familia desde la polémica entrevista que él y su mujer concedieron en marzo a la presentadora estadounidense Oprah Winfrey, en la que criticaron a la monarquía.

El ex primer ministro John Major dijo ayer, en declaraciones a la BBC, que el funeral del duque de Edimburgo puede ser una oportunidad para que algunos miembros de la familia real y el duque de Sussex superen las supuestas fricciones que hay entre ellos.