En diálogo con TMZ, Uzi despejó las dudas: "Tuve un show en Rolling Loud y salté a la multitud y como que lo arrancaron".

Redacción entretenimiento.- En los últimos días salieron a la luz nuevas declaraciones del rapero Lil Uzi Vert sobre lo que sucedió con el diamante de 24 millones de dólares que se implantó en la frente a comienzos de año.

Algunos de sus fanáticos venían especulando desde julio con que lo habían visto sin la joya que está adherida a su piel.

En diálogo con TMZ, Uzi despejó las dudas: "Tuve un show en Rolling Loud y salté a la multitud y como que lo arrancaron". "Me siento bien", agregó, e informó que está bien porque todavía tiene el diamante.

La pieza que se adhirió a su piel tiene gran valor porque, según él, “son 10 casi 11 quilates”. Lil verificó a través del Instituto Gemológico de América (GIA) que fuera un diamante natural y no uno cultivado en laboratorio.

“Esta piedra es tan cara que llevo pagando por ella desde 2017. Es el primer diamante rosa que vi en mi vida”, le dijo a sus fans.

Symere Bysil Woods, más conocido como Lil Uzi, empezó a tuitear sobre el diamante a comienzos de este año, pero la idea la tuvo hace varios años.

Desde el 2017 que el rapero viene pagando por el curioso diamante color rosado natural. Se lo encargó a Elliot Eliantte, su diseñador de joyas favorito.

Una vez que se hizo deél lo mostró por primera vez en sus redes con la leyenda “la belleza es dolor”. Lo hizo para darle a conocer al mundo su fortuna y grandeza.

El músico de 26 años también ostenta otras insólitas joyas, tatuajes, cadenas, anillos y piercings. Esto que hace cada vez que publica algo en sus redes -o que estrena una canción- se denomina “bling ring”.

Con una vida intensa desde su infancia, el rapero de Francisville, Filadelfia, abandonó la escuela en su adolescencia y fue expulsado de su casa por su madre.

Mientras trabajaba en una tienda comenzó a escribir sus propias canciones hasta que fue descubierto por el productor Don Cannon, que escuchó uno de sus temas.

Luego, Uzi Vert firmó su contrato con DJ Drama, Don Cannon y el sello discográfico Leighton Morrison, Generation Now y Atlantic Records. Actualmente tiene varios sencillos y dos álbumes de estudio.

Y la del diamante no es su única “polémica”. Al cantante, por ejemplo, lo acusaron de ser satanista.

Primero lo hizo el rapero Daylyt, luego se lo oyó diciéndoles a sus fans que se irían al infierno con él y se dice que tiene como influencia la admiración de Marilyn Manson por Satanás. Y la lista puede seguir.

En 2016 también tuvo un careo con la justicia. Fue arrestado en Atlanta, Georgia, por conducir imprudentemente una moto de cross.

No tenía luces ni casco y cuando la policía lo vio y dio con él intentó huir a pie. En noviembre del año siguiente, el cargo se resolvió y Woods recibió una sentencia de servicio comunitario.

Fuente: Clarín