Los pormenores del affaire que mantuvo Gates con la ingeniera comenzaron a correr por los pasillos de Microsoft en la segunda mitad de 2019

ESTADOS UNIDOS.- El divorcio de Bill y Melinda Gates tiene visos de convertirse en el culebrón que amenice los próximos meses a los lectores de la prensa social. Desde que el 3 de mayo enviaran conjuntamente un comunicado en el que anunciaban la disolución de su matrimonio tras 27 años juntos, no han dejado de salir nuevas informaciones que ayudan a comprender por qué decidieron emprender caminos por separado. Sobre todo, ella, quien durante los últimos años ha tenido que digerir en silencio las constantes infidelidades de él.

 

'The Wall Street Journal' publica que Bill Gates abandonó el consejo de Microsoft por una relación extramatrimonial con una ingeniera trabajadora de la empresa. «Los miembros de la junta directiva de Microsoft Corp. decidieron que Bill Gates tenía que dejar su puesto en 2020 mientras llevaban a cabo una investigación sobre una relación romántica del multimillonario con una empleada de Microsoft que se consideró inapropiada», informó el diario, citando a personas cercanas al asunto.

 

Por supuesto, la portavoz del empresario niega que este fuera el motivo de su salida del órgano de gobierno de la empresa y apunta a que dejó Microsoft para centrarse en su organización filantrópica, la Fundación Bill y Melinda Gates, con la que han distribuido 55.000 millones de dólares. Se trata de «una aventura hace casi 20 años que terminó amistosamente», dijo una portavoz de Gates a 'The Wall Street Journal'.

 

Los pormenores del affaire que mantuvo Gates con la ingeniera comenzaron a correr por los pasillos de Microsoft en la segunda mitad de 2019. Ella afirmó en una carta haber sostenido una relación sentimental con Gates «durante años», informó 'The Wall Street Journal'.

 

Las relaciones extramaritales no sorprenden demasiado en su entorno. 'The New York Times' publicaba ayer que el fundador de Microsoft tiene un largo historial de ligues con empleadas de la empresa y su fundación. Al parecer, era habitual que Gates invitase a cenar a sus empleadas e incluso se llegaran a sentir incómodas. Eso sí, no consta ninguna denuncia o acusación de que las presionase.

 

El perfil de Gates que hasta ahora nos habían vendido de filántropo y marido perfecto termina por desmoronarse con los vínculos que mantuvo con el pederasta Jeffrey Epstein, que se suicidó en la cárcel en 2019 mientras esperaba un juicio por presunto tráfico de menores, según ABC. Gente.