La "influencer" de 20 años colgó el pasado domingo las fotos que se tomó junto al féretro de su padre, José Rivera, quien fue combatiente en Afganistán y estaba cubierto por la bandera estadounidense.

Miami.- La modelo e "influencer" de Miami Jayne Rivera, cuyo reciente posado frente al féretro abierto de su padre fallecido le valió una lluvia de críticas en las redes, dijo que no hizo nada malo y que está siendo víctima de odio y abusos.

"No creo que fuera inapropiado", subrayó Rivera, que tiene más de 300.000 seguidores en Tik Tok, en unas declaraciones al canal NBC 6 para defenderse de las críticas.

La "influencer" de 20 años colgó el pasado domingo las fotos que se tomó junto al féretro de su padre, José Rivera, quien fue combatiente en Afganistán y estaba cubierto por la bandera estadounidense.

"Mariposa, vuela lejos. RIP, papá (…) Eras mi mejor amigo. Una vida bien vivida", escribió Rivera para acompañar las fotos en las que se la ve con un vestido mini asimétrico, un hombro al aire, medias negras y tacones en actitud sexy.

Desde entonces las críticas en las redes contra ellas no cesan.

De resultas de los comentarios y las contestaciones de Rivera, Instagram le cerró la cuenta, según dijo al canal televisivo.

La modelo insistió en que no hizo nada malo.

"No se le veía", dijo en referencia al cuerpo de su padre, quien, según dijo, fue el autor de muchas de las fotos que ellas colgaba en las redes y aprobaba lo que hacía.

"Era mi padre y yo puedo postear lo que quiera de mi padre. Él no se hubiera enojado por esto, creo que me está mirando desde arriba y diciendo: esa es mi chica", subrayó.