Surgió una campaña contundente por influencers rusas bajo el nombre “Chanel, adiós”.

Redacción internacional.- La marca Chanel se unió recientemente a la lista de empresas que quieren cortar lazos comerciales con Rusia debido a la guerra que comenzó el Kremlin en Ucrania el pasado 24 de febrero.

En respuesta, surgió una campaña contundente por influencers rusas bajo el nombre“Chanel, adiós”, en la que algunos usuarios suben a sus redes sociales vídeos en los que destrozan artículos de la marca. “Si Chanel no respeta a sus clientes, nosotros no tenemos por qué respetar a Chanel”, señalan las influencers.

Los videos se han hecho virales, y se muestra a los usuarios cortar con tijeras de podar carteras de la marca, que pueden llegar a costar más de 4,000 euros, según Nius.

De acuerdo con el Daily Mail, la marca ha vetado "la venta, directa o indirecta, de artículos de lujo a cualquier persona física, jurídica o entidad de la Federación Rusa, o para su uso en la Federación Rusa".

Marcas como Volkswagen, Toyota, McDonald's, Ikea, Apple, Gucci, Prada, Master Card y Visa, entre otras, han anunciado la suspensión o limitación de sus negocios en Rusia como resultado de las sanciones impuestas a Moscú.