La delgada rubia se encontraba en un bote en el estado de Florida, muy cerca de la residencia de su papá en Mar-a-Lago. Llevaba puesto un bikini negro y saltó de la embarcación al lado de su pequeña hijita.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Luego que el período presidencial de Donald Trump concluyera, su hija y ex asesora de Casa Blanca, Ivanka Trump, no ha puesto reparo en tomarse unas largas vacaciones en compañía de su esposo, Jared Kushner y los hijos de ambos. Tal como se le había visto mucho antes del mandato de su padre, el lujo que la rodea se dejaba ver de lejos.


Ivanka Trump se encontraba en un bote en el estado de Florida, muy cerca de la residencia de su papá en Mar-a-Lago. Llevaba puesto un bikini negro y saltó de la embarcación al lado de su pequeña hijita. Esto ocurrió en una área llamada Arte Surfside, donde alquilar una propiedad como en la que está Ivanka cuesta cerca de los 50 mil dólares mensuales. Todo esto mientras esperan por una casa que compraron en la India y la cual estaría por encima de los 30 millones dólares.


No cabe duda que una de las hijas consentidas de Trump piensa seguir tomándose un merecido descanso y no teme dejarse ver como una persona cotidiana en compañía de su familia. Tampoco oculta la comodidad de la que goza y mucho menos la buena la figura que se gasta a sus 39 años. Así que no es de extrañar que vuelva a ser, sin querer, la misma influencer y socialitè que fue hasta unos años.