"En lugar de explorar sus problemas con compasión como una manera de entender mejor al hombre, lo convierten en el Coyote de los dibujos animados del que reírse", afirma Abdul-Jabbar.

Los Ángeles (EE.UU.).- El legendario Jerry West exigió una rectificación y una disculpa a HBO por su retrato en "Winning Time", la serie que recrea desde la ficción los espectaculares Los Angeles Lakers del "Showtime" en los años 80.

La cadena ESPN desveló este martes que los abogados de West han enviado una carta a HBO y a Adam McKay, director y productor en la serie.

"El retrato del icono de la NBA y de los Lakers Jerry West en 'Winning Time' es una ficción que pretende ser factual, una deliberadamente falsa caracterización que ha causado una gran angustia a Jerry y su familia", dice la carta.

"Al contrario del retrato infundado de la serie de HBO, Jerry no tuvo nada más que amor y armonía con los Lakers y, en particular, con su propietario, Jerry Buss, durante una época en la que montó uno de los mejores equipos de la historia de la NBA", añade.

La carta critica que "Winning Time" retrate a West como alguien "fuera de control" y como un "rage-aholic" (algo así como "adicto a la ira"), una imagen que, en su opinión, "no guarda ningún parecido con la persona real".

"Jerry West fue una parte integral del éxito de los Lakers y de la NBA", dice el texto al calificar de "farsa" lo que ha hecho HBO con su figura y al lamentar que la serie se desviara del libro en el que se basó ("Showtime" de Jeff Pearlman).

Además, la carta incluye declaraciones de otros legendarios jugadores como Kareem Abdul-Jabbar y de exdirectivos como Mitch Kupchak respaldando que West no se comportaba como dice la serie.

"En lugar de explorar sus problemas con compasión como una manera de entender mejor al hombre, lo convierten en el Coyote de los dibujos animados del que reírse", afirma Abdul-Jabbar.

"Nunca rompió palos de golf, nunca tiró su trofeo por la ventana. Por supuesto, esas acciones crean momentos dramáticos, pero apestan a explotación superficial del hombre antes que ser una exploración del personaje", añade el seis veces campeón de la NBA y máximo anotador en la historia de la liga.

West jugó 14 temporadas (1960-1974) para los Lakers y se convirtió en un emblema absoluto de la franquicia de púrpura y oro.

Solo ganó un anillo de la NBA (1972) ya que se topó una y otra vez con los todopoderosos Boston Celtics de Bill Russell.

Pero aun así se convirtió en uno de los jugadores más recordados de la liga, tanto que su silueta dio forma al logotipo de la NBA (uno de los apodos de West es "The Logo").

West fue elegido 14 veces para el All-Star, promedió 27 puntos a lo largo de su carrera y es el único jugador en la historia de la NBA que ha sido elegido MVP de las Finales (1969) sin haberse llevado el anillo ese año.

No obstante, su legado como jugador en los Lakers es casi tan importante como su huella como ejecutivo.

West fue uno de los grandes responsables de la directiva de los míticos Lakers de los años 80, una brillante época del equipo conocida como "Showtime" por el espectacular y explosivo baloncesto que practicaron con jugadores como "Magic" Johnson y Kareem Abdul-Jabbar y que acabó llevándose los anillos de 1980, 1982, 1985, 1987 y 1988.

En los despachos de los Lakers estuvo hasta el año 2000, por lo que también construyó el entramado para los tres campeonatos seguidos (2000, 2001 y 2002) que ganó el equipo liderado por Shaquille O'Neal y Kobe Bryant.