Las autoridades también señalan que las pruebas de toxicología del cuerpo de Ocaña revelan niveles de alcohol superiores a los permitidos para conducir y consumo de marihuana.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El actor Octavio Ocaña, de 22 años, disparó accidentalmente la pistola que empuñaba durante una persecución policial la tarde del viernes, en la que perdió la vida.

La Fiscalía del Estado de México ha dado este domingo los primeros resultados de los análisis de los peritos, según los cuales el intérprete de la popular serie Vecinos perdió el control del coche que conducía, chocó y en ese momento accionó involuntariamente el arma contra su cabeza.

Las autoridades también señalan que las pruebas de toxicología del cuerpo de Ocaña revelan niveles de alcohol superiores a los permitidos para conducir y consumo de marihuana.

Minutos antes del fatal disparo, una patrulla de la policía municipal de Cuautitlán Izcalli interceptó la camioneta Jeep del actor y le pidió que se detuviera, sin embargo Ocaña aceleró la marcha y comenzó la persecución.

Videos de la policía muestran que la camioneta rebasaba a toda velocidad a otros vehículos -y llegó a rozar a algunos de ellos- mientras la patrulla intentaba acercarse. Finalmente el actor perdió el control del coche y salió de la autovía Chamapa-Lechería para terminar con el vehículo estrellado contra un muro de contención. “A consecuencia de la dinámica de este percance el conductor presumiblemente accionó el arma de fuego que portaba en su mano derecha”, señala la Fiscalía en un comunicado.

Cuando los policías llegaron hasta la camioneta accidentada, Ocaña se encontraba ya herido -pero todavía vivo- y empuñaba en su mano derecha una pistola calibre 380. Según la Fiscalía, los oficiales le quitaron el arma al actor como parte del protocolo sobre la cadena de custodia de las pruebas que se presentan ante el Ministerio Público.

La trayectoria de la bala revela que el disparo ocurrió “a corta distancia” desde el lado derecho de su cabeza. “Se desprende que ésta [la bala] fue disparada desde el interior del vehículo y por la persona que la portaba”, añaden los investigadores. Ocaña permaneció sentado dentro del vehículo hasta que una ambulancia lo trasladó al hospital de Lomas Verdes donde falleció.

El relato de los dos acompañantes del actor confirma que el arma hallada dentro de la camioneta le pertenecía y que la había sacado de la guantera cuando comenzó la persecución.

Los oficiales que registraron el coche informaron que hallaron tres latas de cerveza y una botella de tequila vacías en el vehículo. Los estudios toxicológicos confirmaron que el actor había bebido por encima de los límites para conducir (una concentración de 143 mg/dl, por encima del límite de 80 mg/ml) y que había consumido marihuana. “[El acompañante] que iba en el asiento del copiloto refirió que habían estado consumiendo bebidas embriagantes”, apunta la Fiscalía.

La familia del actor ha rechazado que Ocaña fuese propietario de un arma.