El antiguo propietario del inmueble, que fue vendido a los duques en 2014 por 22 millones de francos, denunció que todavía se le adeudan 8 millones de francos, que deberían haber sido pagados antes del pasado 1 de enero.

GINEBRA.- El príncipe Andrés de Inglaterra y su exesposa Sarah Ferguson, duques de York, han sido denunciados ante los tribunales en Suiza por el impago de un chalet de lujo en el cantón de Valais (sureste), informó hoy el diario local Le Temps.

El antiguo propietario del inmueble, que fue vendido a los duques en 2014 por 22 millones de francos, denunció que todavía se le adeudan 8 millones de francos, que deberían haber sido pagados antes del pasado 1 de enero.

La vivienda, conocida como "Chalet Helora", se encuentra en Verbier, una exclusiva zona de esquí en los Alpes que es frecuentada por la familia real británica pero también por otras dinastías europeas, como las de Suecia, Bélgica o Dinamarca.

Según el diario suizo, aunque los duques de York llevan dos décadas divorciados compraron juntos el chalet de lujo, que incluye siete habitaciones, una piscina cubierta y una sauna.

La defensa señala que la duquesa, principal usuaria del chalet (estuvo allí en las pasadas Navidades), ha enviado varios mensajes prometiendo que efectuará el último pago pendiente, pero el propietario decidió llevar el caso ante los jueces en vista de que las promesas no se han cumplido pasados unos meses.

Con anterioridad, la prensa británica ya había expresado dudas sobre el origen del dinero con el que los duques habían adquirido esa lujosa propiedad.

El príncipe Andrés, segundo hijo de la reina Isabel II, anunció a finales del pasado año su retirada de la vida pública debido a sus vínculos con el empresario estadounidense Jeffrey Epstein, acusado de haber explotado sexualmente a niñas menores de edad durante años y que se suicidó en prisión.