La relación entre los hermanos se había enfriado luego de la entrevista que Harry y su esposa ofrecieron en la que criticaron sin tapujos a la familia real.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Se celebró, este sábado,  en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor el funeral del príncipe Felipe, duque de Edimburgo. Pero más allá de la ceremonia, la imagen más esperada era el reencuentro entre los príncipes Guillermo y Harry, nietos del fallecido.

La relación entre los hermanos se había enfriado luego de la entrevista que Harry y su esposa, Meghan Markle, ofrecieron en Estados Unidos y en la que criticaron sin tapujos a la familia real y al trato que le dispensaron a Markle.

Según los expertos en la familia real, Guillermo estaba muy molesto con la entrevista y con la actitud de su hermano, que desde entonces había permanecido en California y no había regresado a Inglaterra.

Los hermanos participaron en la procesión que siguió al féretro de su abuelo, pero no lo hicieron juntos, ya que entre ellos se situó su primo Peter Phillips, hijo de la princesa Ana de Inglaterra. Posteriormente, entraron en la capilla uno detrás del otro.

Durante la ceremonia, los hermanos se sentaron en bancadas opuestas. Guillermo lo hizo en la de su padre, el príncipe Carlos, junto a su esposa, Kate Middleton. En cambio, Harry se sentó en la bancada que presidía su abuela la reina Isabel II.

Pero aunque entraron por separado en la capilla, los dos hermanos salieron juntos. En las imágenes emitidas en directo por televisión, se vio a Harry charlar con su cuñada Kate y su hermano, y los tres caminaron juntos hacia el castillo, donde se reunió toda la familia.

Fuente: 20 Minutos