La estrella de la serie "Nikita" (2010-2013) lidera el reparto de esta película que se estrena este fin de semana en Estados Unidos y en la que cuenta con dos guardaespaldas de lujo: Samuel L. Jackson y Michael Keaton.

LOS ÁNGELES.- Las peripecias de una letal asesina a sueldo cuya vida se desmorona cuando pierde a su único protector y amigo dibujan la premisa de "The Protégé", un violento y áspero thriller con el que Maggie Q regresa al cine de acción.

La estrella de la serie "Nikita" (2010-2013) lidera el reparto de esta película que se estrena este fin de semana en Estados Unidos y en la que cuenta con dos guardaespaldas de lujo: Samuel L. Jackson y Michael Keaton.

Detrás de las cámaras de "The Protégé" se sentó el veterano realizador neozelandés Martin Campbell, que en su larga carrera ha firmado películas muy destacadas como "The Mask of Zorro" (1998) o las cintas de James Bond "GoldenEye" (1995) y "Casino Royale" (2006).

DOS RELACIONES MUY DIFERENTES

"The Protegé" gira en torno a Anna (Maggie Q), que de niña fue rescatada en Vietnam por el sicario Moody (Samuel L. Jackson) y que fue educada para convertirse en una asesina a sueldo de élite.

Anna oculta su actividad criminal bajo la apariencia de ser una librera, pero toda su vida saltará por los aires cuando descubre que Moody ha sido asesinado en su propia casa.

"Moody es todo lo que ella tiene", dijo Maggie Q en una entrevista con Efe.

"Su vida es en realidad una mentira: la única existencia que vive ella y que es verdadera es la que vive con él. Es una persona que la conoce de cabo a rabo. Todos perdemos a personas y es devastador. Pero cuando solo tienes a una persona, esa pérdida es muy extrema", reflexionó.

Frente al vínculo de "padre-hija" que entablan Moody y Anna, Maggie Q ahondó en la relación mucho más enrevesada, de "gato y ratón", que se da entre su personaje y Rembrandt (Michael Keaton).

Este misterioso y seductor hombre parece ser el mayor enemigo con el que Anna se ha topado jamás.

Pero Maggie Q explicó que, "bajo la superficie de peligro" entre ellos, también "se está cocinando" una tensión sexual inesperada y que da pie a algunos de los momentos más inspirados e interesantes de la película.

"Cuando conoces a alguien que es igual que tú, o que te pone un espejo enfrente de ti, es algo un poco confuso. Así que ver a estas dos personas descolocadas es muy divertido", apuntó.

SANGRE Y SUDOR, PERO NO LÁGRIMAS

"Fue un poco aterrador al principio".

Sin perder la sonrisa, Maggie Q resumió así cómo fue regresar al cine de acción con una cinta para mayores de 18 años y repleta de exigentes escenas de peleas y violencia.

"Mi reacción inicial fue: 'Oh, yo puedo hacer esto'. Y luego, cuando entré en el proceso de ensayos, tuve ese momento de: 'Oh dios mío, me estoy zambullendo en esto de nuevo'. Y ya no soy tan joven como cuando hacía 'Nikita'...", afirmó entre risas.

"Tuve un 'flashback' de eso pero, después de cinco minutos, fue como: 'Vale, esto es lo que hago, ya lo tengo'. Todo volvió a mí y lo más importante fue que recordé lo mucho que me gusta", contó la intérprete en cuya filmografía figuran películas de acción como "Mission: Impossible III" (2006) o "Live Free or Die Hard" (2007).

UN "MENTOR" SEÑALANDO EL CAMINO

A lo largo de toda la entrevista, Maggie Q citó en varias ocasiones el nombre de Martin Campbell como el de "un mentor" para ella y como la persona que la guió durante "The Protégé"

"Martin no se enfoca en la acción de sus películas. Él siente que si no crea personajes por los que la gente se pueda preocupar, la acción no importa", indicó.

La actriz ensalzó el perfeccionismo de Campbell y desveló que este director llega tres o cuatro horas antes de lo previsto al set para repasar todos y cada uno de los detalles del rodaje.

"Es el tipo de director que te malacostumbra para toda la vida porque luego vas a otras películas y no encuentras a cineastas con ese nivel de dedicación", finalizó.