“El canta lindo”, como es conocido por sus seguidores, dejó de lado el mundo musical y se entregó por completo en medio de las alabanzas al Altísimo.

El merenguero dominicano El Jeffrey se sumergió en el Espíritu Santo en una iglesia de la ciudad de New York y se dejó tocar por el Señor, al participar de un culto con el pastor dominicano Salvador Sabino.

El canta lindo, como es conocido por sus seguidores, dejó de lado el mundo musical y se entregó por completo en medio de las alabanzas al Altísimo.

De acuerdo con las imágenes de un vídeo, el merenguero cayó al suelo y fue rodeado por los asistentes del acto al unísono con el pastor Sabino que continuaba con su prédica, mientras, el artista se encontraba en una especie de sueño y era cubierto con una sábana azul y sus pies eran cubiertos con aceite.

“Todo lo que toques prosperará” le decía con ímpetu el pastor mientras tocaba con sus manos su cabeza.