Hirata fue también un admirado calígrafo. Su trabajo caligráfico estuvo muy presente en su manga y su grafía en silabario katakana fue elegida por Katsuhiro Otomo para figurar en portadas de su archiconocida obra Akira.

TOKIO.- El dibujante de cómic japonés Hiroshi Hirata, una de las figuras más reconocidas de la manga histórica, ha fallecido a los 84 años debido a un fallo cardíaco, según anunció su página web.

El artista falleció el pasado 11 de diciembre y en el funeral participó solo la familia, según un mensaje publicado en la web del autor junto a un retrato suyo dibujado por uno de sus hijos, Atsuyoshi Hirata.

Al igual que muchos de sus contemporáneos que fueron también pioneros del "gekiga" el manga para lectores adultos, Hirata, nacido en Tokio y criado en la prefectura de Nara, comenzó a publicar a finales de los cincuenta en Osaka para editoriales que suministraban a los "kashihon", las tiendas que alquilaban tebeos.

Más tarde se mudaría a Tokio, donde publicó historias en Garo, la revistá que revolucionó el medio en los sesenta.

Satsuma gishiden está editada en castellano por Dolmen Editorial, mientras que otros de sus trabajos fueron compilados por la ya desaparecida Glénat/Editores de Tebeos.

Además de por su dibujo hiperrealista, Hirata fue también un admirado calígrafo. Su trabajo caligráfico estuvo muy presente en su manga y su grafía en silabario katakana fue elegida por Katsuhiro Otomo para figurar en portadas de su archiconocida obra Akira.