"Estos proyectos nos abrieron los ojos hacia algo más ambicioso: crear un universo único a través de películas animadas y de acción, series de televisión, publicaciones, juegos, experiencias inmersivas, teatro en vivo, productos de consumo y más", añadió Netflix.

LOS ÁNGELES.- Netflix anunció este miércoles la compra de la empresa Roald Dahl Story Company (RDSC), que gestiona todos los derechos del conocido escritor británico y autor de libros como "Charlie and the Chocolate Factory" y "Matilda".

El gigante televisivo, que arrasó el pasado domingo en los Emmy con 44 premios, explicó en un comunicado que ambas compañías "unirán fuerzas para llevar algunas de las historias más apreciadas del mundo a nuevos y actuales fans de maneras creativas".

La adquisición del catálogo llega años después de que ambas empresas iniciaran una colaboración que verá sus primeros frutos con una serie animada sobre "Charlie and the Chocolate Factory", dirigida por Taika Waititi, y un musical basado en la historia de "Matilda" que Netflix producirá con Sony.

"Estos proyectos nos abrieron los ojos hacia algo más ambicioso: crear un universo único a través de películas animadas y de acción, series de televisión, publicaciones, juegos, experiencias inmersivas, teatro en vivo, productos de consumo y más", añadió Netflix.

Desde hace tiempo se rumorea que Netflix está preparando un servicio de videojuegos similar a los de Apple y Microsoft para aprovechar todo su catálogo de propiedad intelectual con juegos derivados de series y películas, por lo que los personajes de Dahl podrían entrar en esa estrategia.

Dahl falleció el 23 de noviembre de 1990 a los 74 años y dejó como legado una extensa obra de cuentos infantiles que han sido disfrutados también por adultos, especialmente gracias a exitosas adaptaciones en televisión y cine.

Entre sus historias más celebradas figuran, "The Witches", "Charlie and the Chocolate Factory", "Matilda", "Fantastic Mr. Fox", "The Twits" y "James and the Giant Peach", que fue su primer libro infantil publicado en 1961.

Su imagen quedó emborronada cuando recientemente se recuperaron varias declaraciones antisemitas que propinó a lo largo de su vida y por las que su familia se disculpó el pasado año.

A través de un breve comunicado en la página web oficial del autor, tanto la familia como la compañía que acaba de adquirir Netflix pidieron perdón "por el daño duradero y comprensible que causaron algunas declaraciones de Roald Dahl".