Ramón Oviedo nació en Barahona, República Dominicana, el siete de febrero de 1924.

SANTO DOMINGO.- Con motivo del 98 aniversario del nacimiento del extinto maestro de la plástica dominicana, el siete de febrero próximo, la Fundación Ramón Oviedo propuso declarar su obra como patrimonio nacional, poner su nombre a una avenida del municipio de Santo Domingo Este y a una estación del metro; así como dedicar un museo a la exhibición de sus pinturas y esculturas.

Omar Molina, nieto del artista y director de la Fundación, enfatizó que Ramón Oviedo es, para el pueblo dominicano, lo que Pablo Picasso para los españoles, Rufino Tamayo para los mexicanos, Oswaldo Guayasamín para los ecuatorianos y Wifredo Lam para los cubanos.

Por tal razón, consideró que el legado del creador visual dominicano más importante debe ser declarado y protegido como patrimonio nacional, como marca país, como valor tangible e intangible de la media isla en los órdenes artístico y cultural.

“Ramón Oviedo es un poderoso paradigma para las presentes y futuras generaciones criollas interesadas en las diversas manifestaciones del arte plástico, por lo que también debe ser reconocido con una avenida en Santo Domingo Este, municipio en el que habitó gran parte de su vida y desarrolló la mayoría de sus trascendentes obras”, agregó.

Igualmente, la Fundación Ramón Oviedo propone designar con el nombre del maestro ilustre de la pintura dominicana una estación del metro de Santo Domingo y crear un museo que, con el apoyo estatal, privado y de los coleccionistas, exhiba las pinturas y esculturas del artista y promueva el conocimiento de su legado en toda la población.

Preparativos para el centenario

Mediante una serie de exposiciones simultáneas, con curadurías independientes, en el Museo de Arte Moderno, la Galería Nacional de Bellas Artes, el Museo Bellapart, el Centro Cultural de España, el Centro Perelló y otras importantes instituciones culturales y artísticas locales, la Fundación celebrará el centenario del nacimiento de Ramón Oviedo, en 2024.

“Agradecemos el concurso solidario de todas estas entidades y subrayamos la necesidad de que otras instituciones estatales y privadas, así como los coleccionistas de las obras del maestro, se unan a nosotros en lo que será una gran fiesta del arte dominicano, la cual servirá para elevar el nivel cultural de nuestro pueblo y dimensionar, nacional e internacionalmente, la figura de Ramón Oviedo”, dijo Molina.

Entre los coleccionistas que colaboran con los preparativos de la actividad, el director de la Fundación citó a Kelvin Naar, Antonio Ocaña, Fernando Báez, Mario Martínez, Edwin Espinal y Oriolis Olivero.

Añadió que la presencia de sus lienzos en escenarios tan importantes como la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington, Estados Unidos; la Organización de las Naciones Unidas para Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en París, Francia; y la Galería de los Oficios, en Florencia, Italia, convierten a Oviedo en una verdadera Marca País República Dominicana.

Trayectoria del maestro

Ramón Oviedo nació en Barahona, República Dominicana, el siete de febrero de 1924. Pintor y escultor, recibió durante su carrera las más altas condecoraciones nacionales, entre ellas la de Maestro ilustre de la pintura dominicana y la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella; e internacionales, como Caballero ilustre de las artes y las letras, otorgada por el Gobierno de Francia.

Igualmente, ganó varios de los certámenes artísticos locales más importantes, como el Gran premio de honor de la Bienal de Artes Visuales de 1974, con la obra Uno que va, uno que viene; y el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, en los años 1969 y 1970, con Levántate, Lázaro y Espantajo.

Su participación activa como artista en la Revolución de Abril de 1965, mediante la elaboración de una serie de murales de temática libertaria, le valió la designación de Pincel de la resistencia y de la patria. También resultó ganador del primer lugar en un concurso realizado en medio del conflicto bélico, por su obra 24 de abril, la cual retrata la lucha del pueblo dominicano por su autodeterminación.