A menos de un mes de haber regresado a la vida pública, el actor mexicano Rafael Amaya fue captado caminando a altas horas de la madrugada por las calles de la ciudad de Tijuana, en Baja California. Se presume que el actor se encontraba en un estado mental alterado, pues creía que estaban intentando secuestrarlo.

MÉXICO.- A menos de un mes de haber regresado a la vida pública, el actor mexicano Rafael Amaya fue captado caminando a altas horas de la madrugada por las calles de la ciudad de Tijuana, en Baja California. Se presume que el actor se encontraba en un estado mental alterado, pues creía que estaban intentando secuestrarlo.


Después de haber sido dado de alta de la clínica de rehabilitación de Julio César Chávez en Culiacán, Sinaloa, a finales del año pasado, el actor que dio vida al narcotraficante Amado Carrillo en la serie el Señor de los Cielos parece sufrir de cuadros de paranoia y ansiedad.


De acuerdo con lo reportado esta mañana por la revista TvNotas, el actor escapó de la casa en donde vive en compañía de su familia alrededor de la una de la mañana y corrió alterado por las calles de Boulevard Agua Caliente y Avenida Tapachula, alterando el flujo de las vialidades.


A la postre, Rafael presuntamente recibió ayuda de un conductor que lo llevó a una gasolinera para evitar que el actor sufriera algún percance.


“Por fortuna no había tanto tránsito y corrió con suerte de no ser atropellado y en una de esas perder la vida. Por gracia divina, un conductor, sin saber de quién se trataba, se detuvo y lo metió en su coche para evitar que lo fueran a atropellar y se lo llevó a una gasolinera frente al Hotel Marriot para que se tranquilizara”, reportó una fuente cercana al actor a la revista.Según Infobae.


De acuerdo con el relato de la publicación, Amaya estaba en medio de un cuadro de ansiedad y comenzó a llamar a las autoridades vía telefónica para buscar ayuda, pues estaban intentando secuestrarlo. Sin embargo, un grupo de policías se acercó al área luego que uno de los presentes reportara a las autoridades a un hombre que corría en el contraflujo de los automóviles.


“Rafa insistía que quería ir al Ministerio Público, que no podía decir lo que estaba pasando por estar en un lugar público, porque él era una persona famosa y no podía decir quién lo perseguía, sólo dijo que era un grupo de personas en varios autos”, narró la fuente a la publicación.


Este desafortunado episodio podría deberse a la presión que siente el actor al reincorporarse a la vida pública y a algunos proyectos, según informó la revista; como el que anunció hace unos días desde su cuenta oficial de Instagram: El Tour de los compadres.


Junto a su gran amigo el cantante Roberto Tapia, Rafael compartió la noticia de su regreso a los escenarios con un evento que los reunirá a ambos en una gira musical y de convivencia en los Estados Unidos.