MADRID, España.- Raphael, intérprete de clásicos como "Yo soy aquel", ha vuelto a unir su talento casi 30 años después al de Manuel Alejandro, autor de esa y otras canciones históricas, para reeditar los éxitos de antaño con el disco "El reencuentro", un traje hecho a medida por el que califica como su "sastre a medida".

"Digan lo que digan", "Qué sabe nadie", "Como yo te amo" o "No puedo arrancarte de mí" fueron algunas de las "joyas de la corona" que nacieron fruto de la colaboración de Raphael y Alejandro hace tres décadas.

"Manuel Alejandro es mucho mejor que aquel, porque ha aprendido muchísimo y yo también", afirmó en una entrevista con Efe el único artista español que atesora un disco de uranio por los 50 millones de copias que vendió en 1982 del recopilatorio "Raphael: ayer, hoy y siempre".

Entre bromista y desafiante, el cantante dijo "Yo quiero que me den otro".

"Hicimos éxito tras éxito durante mucho tiempo y se convirtió en una costumbre. Empezamos a mirar al patio de al lado a ver qué se hacía y a trabajar con otras personas, pero nunca perdimos el contacto", explicó el cantante sobre los motivos de no haberse reunido profesionalmente en todo este tiempo.

"Esto tenía que ocurrir un día u otro", dijo sobre su reencuentro, gestado durante una comida y precipitado por la muerte el pasado año de Paco Gordillo, representante en aquel tiempo de Raphael y la persona que los presentó.

Tomada la decisión, el compositor se puso a trabajar en nuevas canciones a la medida del intérprete. "A él hay que dejarle libre hasta que te llama un día y te dice que vayas. Y siempre acierta", aseguró el artista, que recordó una anécdota al respecto.