Ismael Rivera. Foto archivo

SAN JUAN,  Puerto Rico- El fenecido cantante puertorriqueño Ismael Rivera, conocido como el "Sonero Mayor", fue recordado este domingo en su natalicio 83 con música y jolgorio en el cementerio de Villa Palmeras, donde yacen sus restos, en el sector capitalino de Santurce.

Ivelisse Rivera, hermana del fallecido cantante y una del medio centenar de personas que acudieron a la actividad, dijo en entrevista a Efe estar agradecida y emocionada por los fieles seguidores del legendario artista que acudieron a rendirle respeto en el camposanto.

Rivera resaltó además la idea e iniciativa del músico Héctor Rodríguez, del grupo de plena Atabal, por organizar la actividad de hoy luego de que el año pasado solo asistieran un máximo de veinte personas.

"La gente no se olvida de Ismael, sino de la fecha (de nacimiento), y creo que debemos hacer una fecha adicional a su vida, igual que se recuerda a Carlos Gardel y Elvis Presley, porque Ismael hizo una gran representación de nosotros en el mundo entero", destacó Rivera.

Rodríguez, por su parte, añadió a Efe que para el evento de este año "teníamos que hacer un esfuerzo" de congregar a la mayor cantidad de seguidores de Rivera en comparación con las pocas personas que acudieron el año pasado al cementerio.

"Y este es el éxito. Queremos que sea así por todos los años para rendirle respeto. Ismael es nuestro cantante más importante del género de la salsa. No hay un sonero en el mundo que se llame sonero si no ha seguido a Ismael Rivera", abundó.

Asimismo, el profesor, musicólogo puertorriqueño y amigo íntimo de Rivera, Lester Iván Nurse Allende, destacó al fallecido músico por haber sido "nuestra bandera musical en todo el mundo" así como lo hizo Rafael Cortijo y el trovador Florencio Morales Ramos, mejor conocido como "Ramito".

"Esos son nuestros símbolos, y queremos en esta mañana defender nuestros símbolos. Que de hoy en adelante defendamos a Ismael como símbolo de nuestra puertorriqueñidad", añadió el hombre, quien contó que caminó con Rivera por las calles de Santurce, Nueva York y Panamá.

Rivera (1931-1987), considerado como el máximo exponente del género de la salsa, dejó en su legado algunas de sus canciones más famosas como "El Nazareno", "Las caras lindas", "La Perla" y "Dime por qué".

Bautizado como el "Sonero Mayor" por el intérprete cubano Benny Moré (1919-1963), Rivera soñó desde niño con la idea de ser cantante, aunque sus primeros oficios fueron de limpiabotas y luego de albañil.

A los 17 años, Rivera se unió al Conjunto Monterrey como bongosero, y en 1954 se estrenó como cantante en la Orquesta Panamericana del fenecido director puertorriqueño Lito Peña (1921-2002).

Después de prestar el servicio militar, del que fue licenciado por no hablar inglés, se unió al Combo de Rafael Cortijo (1928-1982) donde grabó canciones como "El bombón de Elena", "El negro bembón", "Con la punta del pie", "Saoco" y "Tambores africanos".

En 1962, al regresar a Puerto Rico después de una gira por Panamá, fue ingresado a una prisión en Kentucky (EE.UU.) por posesión de drogas, donde cumplió cuatro años.

A su salida de prisión, en 1966, se reintegró a la agrupación de Cortijo y grabó los discos "Bienvenido" y "Con todos los hierros".

Luego fundó la agrupación Los Cachimbos, con la cual grabó doce discos y siguió cosechando éxitos internacionales.

El intérprete de otros éxitos como "Perico", "Besitos de coco" y "Mi negrita me espera" murió de un infarto en su hogar el 13 de mayo de 1987.