La red social se ha llenado de comentarios, menciones y memes haciendo referencia a un vídeo de naturaleza íntima de Santi Millán.

REDACCIÓN.-  El pasado domingo, 19 de junio, Twitter se incendio convirtiendo a Santi Millán en Trending Topic. Luego de que muchos usuarios de esta red social han mencionado al actor y presentador haciendo referencia a una filtración de un vídeo íntimo en el que aparecía.

El actor Millán fue víctima de una filtración de un video que va en contra de la ley y vulnera el derecho a la intimidad del presentador. Durante las primeras horas, Santi Millán ha permanecido en silencio, pero al final, a través del diario ABC, el tambien presentador se ha pronunciado respecto al vídeo filtrado.

La red social se ha llenado de comentarios, menciones y memes haciendo referencia a un vídeo de naturaleza íntima de Santi Millán. El caso es que se ha filtrado un vídeo del actor en internet que recuerda al popular caso de Olvido Hormigos y que la reciente serie Intimidad de Netflix describe a la perfección.

El presentador catalán ha declarado que no piensa hacer comentarios al respecto y solo se ha limitado a decir que esa filtración supone un delito. "No pienso hacer ningún comentario. Yo no quiero decir cómo hay que enfocar las cosas, pero la noticia aquí es que se ha cometido un delito", ha comentado el catalán. "Yo no entiendo de leyes ni demás, así que no voy a comentar", ha concluido Santi Millán.

Las reacciones no se han hecho esperar y su esposa que no es con quien está el actor en el audio visual íntimo, Santi Millán está casado desde el año 2009 con la productora de televisión Rosa Olucha, con la que tiene dos hijos. Su mujer no ha querido quedarse en silencio y ha estallado en su Instagram publicando siete historias en las que defiende a su pareja y precisa que la víctima es él. «A todos los que me preguntáis 'cómo estás' o me decís cosas del tipo 'lo siento, tienes todo mi apoyo', os comento… Lo primero yo estoy bien. Deberíais de preguntaros cómo está él. Él es el que ha sufrido un ataque a su intimidad, que por cierto, es delito. Su intimidad. Suya y de nadie más», destaca.

 

Existe un artículo en elCódigo Penal que recoge este delito. En concreto, el artículo 197.7 del Código Penal establece penas de prisión entre tres meses a un año, o multa de seis a doce meses para todos aquellos que "sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquella que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona".

Dicha pena, según el artículo 197.1, aumenta en caso de que se obtengan las imágenes íntimas sin consentimiento de la víctima, hasta alcanzar los cuatro años de cárcel. Una amenaza que muchos en redes sociales parecieron olvidar dado que, desgraciadamente, no dudaron en difundir las imágenes.