Al verse sin el apoyo del padre de sus hijos, la súper estrella quiere por sobre todas las cosas evitar un juicio que la deje expuesta en los medios, después de una separación tan mediática como la que está viviendo.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Tras su reciente separación con Gerard Piqué, la cantante colombiana Shakira decidió cambiar de estrategia sobre el problema que enfrenta con el fisco español, y ahora busca un acuerdo para evitar el juicio.

Según las últimas declaraciones de la fiscalía, la intérprete de “Te Felicito” estaría enfrentando un juicio en España por defraudar 15 millones de dólares al fisco.

Según informaciones, Shakira le encargó a su equipo de abogados que busque un pacto con la Abogacía del Estado, la misma que defiende los intereses de Hacienda y con la Fiscalía, para que le permitan evitar la cárcel a cambio de aceptar que defraudó y de pagar una multa millonaria.

En el mes de mayo, La Audiencia de Barcelona ya rechazó la petición de la cantante para evitar el juicio debido sobre el fraude cometido, como el caso de no declarar sus ingresos frente a Hacienda Pública de España, supuestamente por no residir en el país europeo.

Además, alegaron que hay “suficientes indicios” para juzgar a Shakira porque “habría dejado de tributar en España durante tres años pese a tener la obligación de hacerlo por tener aquí su residencia fiscal”.

Tras la resolución, la Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona tendrá que presentar el escrito de acusación, donde se detallarán las penas de cárcel contra la intérprete de “Antología”. Según fuentes judiciales, está previsto que esto se haga antes de agosto del presente año.

A lo largo de este proceso judicial, el jugador del Futbol Club Barcelona fue el “principal apoyo” de la barranquillera. Cabe recordar que Piqué ya tuvo problemas con Hacienda y, a pesar de perder el caso en primera instancia, consiguió que el Supremo le anulara una multa de 2 millones 100 mil euros en el 2021.

Ante ese escenario y estando aún en pareja, el deportista español era una pieza clave, pues sostenía la actitud osada de sostener el conflicto con el fisco hasta el final, bajo la premisa de que podían ganar el caso.

No obstante, la tensa relación que mantienen ahora por la custodia de sus dos hijos, Milan y Sasha, hace que Piqué se desentienda de esto y a Shakira solo le quede confiar en su equipo legal.

Al verse sin el apoyo del padre de sus hijos, la súper estrella quiere por sobre todas las cosas evitar un juicio que la deje expuesta en los medios, después de una separación tan mediática como la que está viviendo.

Su interés es pasar desapercibida y al verse sin la protección de su ex compañero, desea que este episodio quede atrás, pues según fuentes cercanas “le afecta mucho emocionalmente”.