En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

¿Es el PLD un partido, un partido-Estado u otra cosa?

A luz del reciente pacto espurio entre sus facciones, las reflexiones y debates sobre si el PLD es un partido político, un partido-estado, una Compañía por Acciones o una Corporación de Gavillas  apandilladas, se han disparado como nunca antes. Y no es para menos.

Mi valoración al respecto van en la siguiente dirección: el PLD fue un partido político, que devino progresivamente en partido-Estado, que paulatinamente dejó  de ser partido para ser mas Estado-gobierno que partido, que en el  Estado  ha pasado a ser una Compañía Por Acciones con funciones política-estatales, y que dentro del Estado y en su relación con el mercado y el capital privado se ha convertido en una suma de gavillas, más o menos apandilladas (según las circunstancias), que compiten y pactan  por el control de esa relación de dominación  generadora de mucho dinero, privilegios, canonjías, propiedades, asociaciones delictivas  y poder para decisiones autoritarias y despóticas.

  • PROCESO DEGENERATIVO.

Se trata de un fenómeno ascendente y degradante, que dura ya casi 25 años; desplegado desde poco antes de su arribo a su primer gobierno hasta el momento actual.

Un proceso degenerativo que arranca con los preámbulos del pacto con el balaguerismo corruptor en 1963 y el declive físico-político del profesor Juan Bosch,

Proceso protagonizado por sectores de la pequeña burguesía y capas medias profesionales carentes de las herramientas conceptuales y principios teórico-políticos que le permitieran entonces resistir la embestida del discurso único neoliberal combinado con el auge del  clientelismo electoral, el sálvese quien pueda, y las grandes ventajas y privilegios grupales e individuales que le ofrecía la asunción del Estado dentro del sistema y sus vínculos con el empresariado capitalistas y la sociedad.

Todo esto al compás de la conversión en mayor escala de la política en negocio, las elecciones en área de inversiones privadas y burocráticas, los avances impetuosos de la clientelizaciòn de la ciudadanía; acompañadas de la acumulación rápida de capitales y riquezas desde  estructuras partidistas diligénciales traspasadas completamente al tren estatal y en estrecha relación mercantil-utilitaria con capitales privados de todos los pelajes y tamaños, incluido el transnacional, el financiero, el dinero sucio y el narco-capital en auge.

Un primer periodo de gobierno,  con un intervalo fuera de la gestión central, con casi tres periodos posteriores consecutivos, con todo su comité político y su comité central, familiares y personeros afines en los  cargos públicos fundamentales, creando empresas conexas, asociándose mercurialmente a los grandes càrteles de la construcción, de la droga, de los combustibles, de la especulación financiera… han determinado esa evolución de estadios; combinados y superpuestos por momentos, deslindados en otras fases, de ese PLD-MATRICULA PARTIDISTA-ESTADO, convertido en C x A DE GAVILLAS dentro del Estado y en maquinaria electoral al servicio de la política como negocio.

  • RESULTADOS SEMI-FINALES ABERRANTES.

Así, paso a paso, desvergüenza tras desvergüenza, el PLD dejó atrás la condición  de ser partido político propiamente dicho, la cual se comienza a perder cuando éstos –así ha quedado demostrado en múltiples y variadas experiencias mundiales- se fusionan con el Estado, dejan de ser una parte de la sociedad llamada a actuar independientemente de esa maquinaria y abandonan los roles de factor crítico, control y presión política sobre sus instituciones.

Y si a esto se la agrega -como es el caso- la comercialización total del ejercicio de la política, la conversión del Estado y sus influencias en fuente de enriquecimiento y conversión de funcionarios en empresarios prósperos; en escenario de inversiones electorales privadas para ser recuperadas con creces y en mecanismo supremo de protección de mafias civiles y militares…entonces no es exagerado hablar de una matrícula y una maquinaria electoral que representa facciones de gavillas apandilladas y/o en competencia dentro del Estado y sus diversas instancias civiles y militares.

Estado que lógicamente deviene en una especie de lumpen Estado, dominado por una lumpen-burguesía de origen burocrática y  otra previamente formada a través de ciertas variantes de la acumulación originaria y la reproducción ampliada del capital privado.

Ambas burguesías, asociadas y entrelazadas, dominan las instituciones estatales y la maquinaria electoral en que devino el partido original, y para esos fines conforman grupos elites, cúpulas, cogollos socio-políticos… que usurpan y sustituyen los comités centrales, plenos, conferencias, congresos, asambleas legislativas, cortes, tribunales y sistemas electorales en los dos planos: en el estatal y en el político-electoral.

Este patrón no solo le cabe al devenir del PLD, sino al del PRSC, al del PRD y su derivación hacia el PRM; le cabe a los grupos satélites, e incluso también vale (a futuro) para todos los llamados grupos o partidos emergentes que no rompan con el electoralismo tradicional, el caudillismo y esa visión maniquea e utilitaria de la política, y de la toma y ejercicio del poder estatal-empresarial.

La diferencia estriba en la dimensiones del mal, que en el caso del PLD al lograr su dirección y partidocracia copar en grande el Estado y tragarse gran parte del sistema de partidos, se ha convertido en una entidad deformada y aberrante, capaz de generar todas las fechorías habidas y por haber, y escenificar periódicos derrames de podredumbre y negaciones de democracia interna y externa a él.

Y esto solo a modo de resultados semifinales, porque los finales pitan tan ominosos que posiblemente habrá de provocar que la indignación expresa y larvada en su contra se transforme en subversión incontenible de su abusivo dominio.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *